Última hora

Leyendo ahora:

Human Rights Watch denuncia crueles castigos a los inmigrantes en Calais


Redacción de Bruselas

Human Rights Watch denuncia crueles castigos a los inmigrantes en Calais

“Es como vivir en el infierno”. Así se titula y resume la organización humanitaria Human Right Watch (HRW) el informe de 40 páginas que denuncia los abusos que la policía francesa comete contra los inmigrantes en Calais, y que las autoridades han desmentido.

La policía los ataca con gas pimienta aún cuando duermen, según han declarado a Euronews algunos trabajadores humanitarios:

“La policía llega habitualmente por la noche, que es cuando están durmiendo. Rocía el aerosol tóxico dentro de los sacos de dormir, ropa o incluso alimentos y agua de los inmigrantes. De hecho, algunos han tenido que ser hospitalizados. Les confiscan la comida y todo lo que que llevan encima. A veces, incluso, les tiran a la basura sus documentos de identidad. Una situación realmente difícil para ellos”, explica Fanny Plancon, trabajadora de Caritas en Francia.

El último informe de la ONG internacional se basa en los testimonios de más de 60 inmigrantes y solicitantes de asilo, entre ellos 31 menores, y una veintena de trabajadores humanitarios, aislados entre Calais y Dunkerque.

Un inmigrante huído de Afganistán ha contado a Euronews como la Policía le atacó sin una razón aparente:

“Bajaron de sus coches cuando iba caminando por la calle y me rociaron el espray en la cara. No podía ver nada porque empecé a marearme y casi acabo atropellado por un coche. Lo cierto es que no había hecho nada ilegal, no estaba en una zona prohibida. Tengo compañeros que han sido golpeados varias veces, algunos, están aún en el hospital.”.

El pasado mes de marzo las autoridades locales prohibieron a las agencias humanitarias la distribución de alimentos, agua, mantas y ropa entre los inmigrantes. Más tarde, un tribunal francés fallaría en contra de esta medida, por calificarla de trato “inhumano y degradante.”

“Para muchas de estas personas, que ya han experimentado la violencia en Libia y las dificultades de cruzar el Mediterráneo, su estancia en Calais está siendo una de sus peores experiencias. Resulta increíble porque Francia es considerada la cuna de los derechos humanos, y deberíamos dar la bienvenida a todos,“añade Fanny.

Euronews ha contactado con las autoridades locales en Calais para conocer cuál es su versión de los hechos, pero no han querido hacer declaraciones. Previamente, habían calificado el informe de Human Right de “mentiras y calumnias”.