Última hora

El pasado 26 de octubre la prefectura de Calais daba por concluida la evacuación de emigrantes de la llamada ‘Jungla’ de Calais. Una masa descomunal de chabolas que llegó a albergar a cerca de 10.000 habitantes.

Hoy la vieja ‘Jungla’ ya no existe. Pero prolifera la ‘Nueva Jungla’, en donde los inmigrantes sobreviven a una situación, incluso peor a la de antes:

“El desmantelamiento del campamento es una larga historia. Antes, el 60 por ciento de la gente que vivía aquí ae quería quedar en Francia, mientras que ahora en Calais, casi todos quieren irse al Reino Unido lo antes posible. No hay forma humana de pasar la noche. Les quitan las mantas y los sacos de dormir y se los arrojan al canal. Lo cierto es que hay una fuerte presión para que se vayan de aquí lo antes posible, explica a Euronews Christian Salomé, presidente de la Asociación de Albergues para Inmigrantes.

La “Nueva Jungla” de Calais está integrada en su mayoría por refugiados afganos y eritreos. Viven dispersados y escondidos bajo arbustos para evitar sufrir los abusos de la policía, según cuenta a Euronews un inmigrante afgano que prefiere guardar su anonimato:

“La diferencia es enorme si lo comparamos con la jungla de antes. Antes no había saqueos policiales a diario. Había chabolas y tiendas de campaña en la llanura, comida, aseos, mezquita e incluso un lugar para comer, teníamos de todo. Ahora aquí no hay nada, ni baño, ni duchas ni un lugar donde dormir, ni siquiera un plato que comer.”

Nueve meses después del desmantelamiento de la ‘Jungla’ de Calais, viven aún aquí entre 600 a 1000 inmigrantes, a la espera de una oportunidad para llegar al Reino Unido.