Última hora

¿Por qué los europeos somos cada vez más pobres?

Las economías europeas mejoran pero la pobreza aumenta. Como ejemplos, los trabajadores pobres de Alemania y la pobreza crónica en Andalucía.

Leyendo ahora:

¿Por qué los europeos somos cada vez más pobres?

Tamaño de texto Aa Aa

La recesión económica en Europa parece haber quedado atrás. Han pasado los días de tasas de crecimiento negativo. El desempleo aún es relativamente alto, pero estable. Por lo que puede resultar sorprendente descubrir que la pobreza no disminuye.

allviews Created with Sketch. Punto de vista

"En Alemania, los mini-trabajos y la flexibilidad del mercado laboral ha hecho que existan muchos trabajadores pobres, es el segundo mayor sector de sueldos bajos después de Estados Unidos en los países de la OCDE"

Casi uno de cada cuatro europeos se encuentra al menos en una de estas situaciones: en el umbral de la pobreza, privación material severa y/o exclusión social.

Tweet de Eurostat sobre los ingresos reales per cápita en Europa

Los niños, los más afectados

De media, los niños se ven más afectados que los adultos y ancianos, con un 27% viviendo en hogares pobres en toda Europa. La pobreza infantil existe también en países ricos. Francia, Alemania o el Reino Unidos no se libran.

Pobreza y miseria son peores si nos movemos al este o al sur de Europa. En España, la economía creció un 3,2% en 2016, pero aún uno de cada tres españoles, según datos de Eurostat, vive en riesgo de pobreza. Lo que significa que ganan unos 8000 euros o menos por año.
En Andalucía, cerca del cuarenta por ciento de la población vive en riesgo de pobreza, un 44% en el caso de los niños.

Nuestro segundo reportaje nos lleva a Alemania, un modelo de crecimiento y estabilidad, un país que presume de una de las cifras de desempleo más bajas de Europa. Pero allí también la distribución de ingresos es desigual.

El veinte por ciento de los alemanes vive en riesgo de pobreza. La razón principal, las reformas laborales que se han traducido para algunos en trabajos a tiempo parcial mal pagados o temporales. Hablamos con Monika Queisser, responsable de Política Social de la OCDE.

El sur de Europa se ha centrado en las pensiones y no les queda dinero para gente en edad de trabajar

Pregunta: Hemos visto en el reportaje de España que la pobreza infantil se traduce a menudo en malnutrición. ¿Qué otras cosas deberíamos analizar?

Respuesta: La pobreza infantil es, por supuesto, la primera de todas en hogares con niños. Antes de nada, es muy importante que los padres encuentren trabajo, y un trabajo bien pagado para reducir la pobreza infantil.
Pero luego se necesitan otras medidas para ayudar a las familias con hijos a tener calidad de vida. Por ejemplo, el cuidado de los niños para que los padres puedan salir y trabajar.
Pero los niños a veces no pueden participar en la vida social. Sus padres no pueden permitirse enviarlos a viajes escolares, llevarlos a clases de música y, en algunos países, incluso vemos en invierno que esos niños viven en casas con mala calefacción. Este es otro indicador que contemplar, que se suma a la malnutrición.

P. Uno podría pensar que si empiezas tu vida con tanta desventaja esto va a afectarte durante el resto de tu existencia.

R. La gente que ha tenido una infancia difícil ha rendido menos en el colegio, y lo hace peor en el mercado de trabajo. No es capaz de ganarse bien la vida, y esta desigualdad continúa agravándose con el tiempo. A los cincuenta años, estas personas se enfrentan a una desigualdad profundamente arraigada. Y cuando llegan a la jubilación, resulta muy difícil que las políticas de pensiones puedan reparar todo lo que ha ido mal durante todo el ciclo de vida.

P. ¿Es justo decir que las medidas de austeridad se han traducido en menos políticas sociales y que han afectado a los más vulnerables?

R. Algunos países han sido capaces de tener presupuestos de austeridad protegiendo a los grupos más vulnerables. Otros han tenido menos éxito haciéndolo. En el caso de España que acabamos de ver, hay un problema con las prestaciones por niño y las políticas en torno a la infancia ofrecidas por los Gobiernos regionales. Cuando estás en una comunidad que es muy pobre, y cuando la comunidad carece de más medios para pagar esas prestaciones, los niños, por supuesto, sufren desproporcionadamente.
Muchos países del sur de Europa han diseñado sus políticas haciendo mayor hincapié y dedicando la mayor parte del dinero a las pensiones. Y como muchos jubilados por supuesto tienen carencias, queda poco espacio para que puedan recibir prestaciones las personas pobres en edad de trabajar o los niños pobres.

P. Alemania no es el único país de Europa en promover la flexibilidad en el mercado de trabajo. ¿En qué otros lugares del continente está sucediendo?

R. Ha habido varios países que han reformado sus mercados laborales hacia una mayor flexibilidad. Uno de ellos es Italia, que ha aprobado la Jobs act ley que intenta facilitar la entrada en el mercado de trabajo a los llamados “outsiders”.
Actualmente también en Francia se está debatiendo la flexibilidad laboral y se preparan reformas. Muchos de estos países están intentando facilitar la entrada en el mercado laboral a las personas que han estado fuera de él durante mucho tiempo, y animan a los empleadores a contratar de una forma más fácil.

P. Pero hemos visto que a menudo esto también se traduce en la creación de una nueva clase de trabajadores pobres…

R. Existe el riesgo de que aumente el número de trabajadores pobres dependiendo de las políticas adoptadas. Y hemos visto que en Alemania, por ejemplo, los mini-trabajos y la flexibilidad del mercado laboral han llevado a una situación en la que existen muchos trabajadores pobres, el segundo mayor sector de sueldos bajos después de Estados Unidos en los países de la OCDE.
Los Gobiernos deben prestar atención regulando la caliadad de los empleos, asegurándose de que la gente esté bien pagada y de que los salarios mínimos sean adecuados. Por ejemplo, Alemania acaba de introducir un sueldo mínimo precisamente para tratar la cuestión del trabajo temporal y precario.