Última hora

Leyendo ahora:

Jazz, funk y 'groove' en el Mar Negro


Cult

Jazz, funk y 'groove' en el Mar Negro

La ciudad de Batumi, a orillas del mar Negro y tercera mayor urbe de Georgia, celebró a finales de julio la undécima edición del Black Sea Jazz Festival. En plena transformación turística de este enclave próximo a Turquía, la programación contaba entre otros con De La Soul, Joss Stone o Cory Henry and the Funk Apostles y Jamoriquai como cabeza de cartel.

“Existe una historia de amor entre el jazz y su familia. Porque trajo el jazz a Georgia cuando este estaba aun prohibido”, le comenta la periodista de Euronews, Monica Pinna, al fundador del certamen.

“Formábamos parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y acceder al jazz era muy peligroso”, responde Kakhi Kandelaki. “Tanto escucharlo como comprar discos. Mi padre se convirtió en el mánager general del sello Meloidya, el único de la URSS. No sé cómo consiguió organizar un festival en 1978. Fue uno de los primeros de la Unión Soviética”.

“Y luego tomó el relevo de su padre, fundando este festival en 2007”, sigue preguntando Monica Pinna.

“Cuando empezamos, solo contábamos con doscientas, trescientas personas”, recuerda su fundador. “Pero los músicos era muy buenos, como Tânia Maria o Marcus Miller. Comenzamos con nombres importantes. Y ahora ya alcalzamos los veinte mil, veinticinco mil espectadores”.

Las pruebas de sonido del teclista Cory Henry y sus Funk Apostoles nos dieron una muestra de lo que más tarde sería la noche de apertura. El ensayo acabó en ‘jam session’ de varios de los temas del nuevo álbum que se publicará en septiembre.

“El nuevo disco de los Funk Apostles es acerca del amor”, explica Cory Henry. “Pienso en los altos y bajos de una relación. La gente que está buscando el amor, la gente que está enamorada, que ha visto su corazón roto. Todos ellos pueden identificarse con algunas de las canciones que interpretamos porque todas ellas provienen de sentimientos reales”.

La carrera musical de Cory Henry, organista, pianista e intérprete de gospel, es la de un niño prodigio. Nacido en Brooklyn, a los seis años ya debutó en el teatro neoyorquino Apollo. Y, posteriormente, acompañó a figuras como Bruce Springsteen, P. Daddy, Kenny Garrett o The Roots.

El festival atrae en estos momentos a siete mil espectadors diarios. Un gran salto desde sus inicios, gracias a su variada selección de artistas. Tal como explica su actual organizador.

“Poco a poco nos hemos ido moviendo desde el jazz hacia un tipo de música más luminosa”, detalla el actual director del festival, Giorgi Kereselidze, de Eastern Promotions. “Lo que también sirve para cambiar la atmósfera. Y nos permite reducir la media de edad de los asistentes. A la vez, esto nos abre a un tipo de músicos más dinámicos. Algo que ha incrementado significativamente el número de espectadores”.

“El nombre más esperado del Black Sea Jazz Festival era la banda Jamiroquai y su carismático cantante Jay Kay, quienes traían bajo el brazo su nuevo álbum ‘Automaton”, se despide Monica Pinna desde Batumi.

Selección del editor

siguiente artículo
Mick Jagger canta al 'brexit' y a la era Trump

Cult

Mick Jagger canta al 'brexit' y a la era Trump