Última hora

No pudo ser. Usain Bolt no pudo poner el esperado broche de oro a su carrera deportiva en el estadio de Londres.

El norteamericano Justin Gatlin le arrebató la victoria este sábado, el día que corría sus últimos 100 metros. Por primera vez en diez años, el hombre más rápido del mundo caía en una gran final.

“Mi cuerpo me dice que es el momento. Es la primera vez que he corrido y me duelen las piernas, así que es el momento de marcharse”, decía Bolt tras la carrera.

Esta vez el jamaicano no pudo recuperar las milésimas perdidas en la salida, su talón de Aquiles. Gatlin, su sombra durante los últimos años, consiguió el ansiado metal dorado.

Los espectadores se iban algo tristes:

“Usain Bolt ha honrado el deporte siendo un atleta limpio durante toda su carrera. Nos dimos cuenta que cuando se dijo el nombre de Justin Gatlin el público reaccionó de forma negativa”.

“Estoy muy decepcionado obviamente. Esperábamos que la racha de victorias continuara”.

En su tierra, todos estaban pendientes de su última carrera individual. Acabó en tercer lugar por detrás del doblete estadounidense formado por Gatlin y Coleman. Quizás Bolt tenía razón cuando reiteraba que era el momento de colgar las zapatillas.