Última hora

La idea se le ocurrió hace treinta años a un creativo granjero japonés, que comenzó a cultivar esta jugosa fruta en moldes especiales. Actualmente están valoradas en unos 150 dólares por pieza, por lo que, tal como aseguran algunos comerciantes, es más aconsejable utilizarlas como objetos ornamentales que ingerirlas como postre.
Su alta rentabilidad ha hecho que muchos emprendedores las hagan crecer ahora en diferentes formas, como corazones o pirámides.

Más No Comment