Última hora

El Mundial de Atletismo de Londres muy probablemente será recordado como ‘el de las sorpresas’. La última, la de este jueves en la final de 200, en la que ni Wayde Van Niekerk ni Isaac Makwala lograron hacerse con un oro que agarró el turco Ramil Guliyev. Con un tiempo de 20.09, el turco enmudecía al estadio y rompía todas las estadísticas.

“Miré la pantalla y ví mi nombre en la primera posición” decía tras su hazaña Guliyev. “Estoy muy contento. Creía que podía hacerme con alguna medalla, pero nunca imaginé que sería el oro”.

Sorpresa también en los 400 vallas femeninos, con victoria para la estadounidense Kori Carter. La favorita y doble campeona mundial, la checa Zuzana Hejnova, ni siquiera se subió a un podio que completaron la también estadounidense Dalilah Muhammad y la jamaicana Ristananna Tracey.

“Me siento genial”, decía tras la carrera Carter. “Todos los sacrificios que hecho a lo largo de estos años han merecido la pena. Me siento en la cima del mundo ahora mismo”.

La de carter no fue la única victoria estadounidense del jueves. También se colgó el oro, en su caso en triple salto, Christian Taylor con un marca de 17,68 que, pese a todo, le supo a poco: “Sinceramente, yo venía a por ese número mágico”, confesaba. “Ya sabes, ese 18,29, el récord del mundo. Yo siempre trato de dar espectáculo”.

Estados Unidos sigue comandando el medallero, ya con 19 metales. El Mundial concluye este domingo.