Última hora

Un puente, pero no sobre le Danubio, sino entre el Este y el Oeste de Europa, es lo que ha construido el Festival de Sziget a golpe de notas musicales. Nacido tan sólo tres años después de la caída del comunismo en Hungría, este festival celebra este año su medio siglo de existencia con un crucero para mil personas.
Y los participantes sólo piensan en volver:” Es increíble. Es maravilloso, es encantador. Quiero volver cada año. Necesito volver. Sin duda alguna”.

Cada día un nuevo disc-jockey anima la sesión. Este viernes ha sido el francés DJ Wild y el domingo será el español Henry Saiz, como explica desde Budapest, Daniel Bozsik:
“Despues de un crucero por el Danubio, el barco ha atracado en la isla de Sziget donde el disc-jockey francés DJ Wild ha animado la sesión durante cuatro horas”.

El DJ francés, disfrutó del ambiente:” Trato de poner la mejor música para que la gente baile y disfrute. Todo es maravilloso, el tiempo, el crucero. Así que todo va ir bien”.

El llamado Woodstock del Este cuenta atraer casi medio millón de asistentes para esta edición donde se ofrecerán 350 conciertos. Toda una semana en la que la música sólo tendrá como competencia el descorchar de las cervezas.

http://en.szigetfestival.com/boat-party

http://en.szigetfestival.com/boat-party