Última hora

La ciudad de Beihai, al sur de China, fue este jueves escenario de dos sucesos muy poco corrientes y continuados. Todo comenzó cuando un paso de peatones se vino literalmente abajo, creando un enorme socavón.

Instantes después un motorista llegaba al lugar de los hechos. Cualquier otro hubiera frenado al ver semajante agujero, pero no nuestro protagonista, que iba mirando el móvil mientras conducía y que acabó dentro del pozo.

Afortunadamente el joven salió ileso de esta cadena de acontecimientos que, para colmo de casualidades, fueron recogidas por unas cámaras de seguridad.

Más No Comment