Última hora

Josep Lluís Trapero, la cara visible de la operación antiterrorista en Cataluña

Leyendo ahora:

Josep Lluís Trapero, la cara visible de la operación antiterrorista en Cataluña

Tamaño de texto Aa Aa

“Orgullo” y “Gracias”. Son dos palabras dirigidas a la policía catalana que han sonado con fuerza en las redes sociales tras los ataques terroristas en Cataluña, en España. Especialmente después de que un agente abatiera a tiros a cuatro hombres armados que se disponían a atentar en Cambrils y también después de dar, en la localidad de Subirats, con el autor del atropello en La Rambla de Barcelona.

Cuatro días después de los atentados, los doce miembros de la célula terrorista estaban muertos o habían sido detenidos. Sin embargo, la investigación continúa, con muchas incógnitas y posibles errores por analizar, y el número de detenidos puede aumentar.

La cara visible de la operación antiterrorista ha sido Josep Lluís Trapero, mayor de los Mossos de Esquadra, el cargo de más alta representación en la policía catalana. Trapero (Badalona, 1965), criado en un barrio obrero de Santa Coloma de Gramanet, ha gestionado la operación policial poco después de ser nombrado mayor, el pasado mes de abril, desde cuando lidera a más de 17.000 efectivos. Cuenta con una amplia trayectoria, de más de 26 años, en los Mossos. Es licenciado en Derecho y ha desempeñado funciones en el área de investigación. Anteriormente, antes de ser nombrado máximo responsable, era Comisario Jefe, un cargo que ocupó entre 2013 y 2017.

Tanto él como el cuerpo policial han salido reforzados tras los atentados. Se han ganado el reconocimiento de la ciudadanía. “En el momento de los ataques, ante tanto caos, la gente buscaba un referente y lo encontró en el mayor”, explica Joel Codina, consultor y miembro de la Asociación de Comunicación Política de Catalunya. Según Codina, “Trapero ha comunicado con sinceridad, tranquilidad, seguridad y transparencia, con información rápida y directa, lo que ha comportado que la gente se sintiera más segura”.

Trapero es descrito como un hombre testarudo y con carácter. Carismático. “Ha trabajado muchísimo para llegar a donde está”, explica un agente del cuerpo que ha trabajado a destajo los últimos días, con momentos de tensión y sin apenas dormir. Sin embargo, en referencia a unas declaraciones del mayor críticas con la generación millennial el mes pasado, reivindica que, “a pesar de que Trapero cree que los más jóvenes no tienen capacidad de sacrificio ni se esfuerzan, la realidad y los datos confirman que son ellos los que hacen más trabajo”.

El mayor de los Mossos también se vio envuelto en polémica cuando, hace un año, se publicaron unas fotos en las cuales se le veía en una fiesta con amigos, entre los cuales se encontraba el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont. Las imágenes abrieron un debate sobre la neutralidad de la policía catalana.

Polémica con el catalán

Trapero es un hombre mediático y prueba de ello es una frase campechana que se ha hecho viral en las redes sociales, especialmente en el entorno independentista. “Bueno, pues molt bé, pues adiós” fue lo que dijo en una de las dos ruedas de prensa diarias que ha ofrecido durante los días posteriores a los atentados. La frase estaba dirigida a un periodista holandés que, molesto, abandonaba la sala cuando Trapero respondía a una pregunta en catalán. “Si me preguntan en catalán, respondo en catalán, si lo hacen en español, igual”, argumentó Trapero. El hashtag se convirtió en trending topic e incluso hay quien lo ha estampado en camisetas. Una muestra más de la simpatía que ha generado el mayor de los Mossos d’Esquadra entre la ciudadanía.