Última hora

India, Nepal y Bangladesh, un millar de muertos en las inundaciones olvidadas

Leyendo ahora:

India, Nepal y Bangladesh, un millar de muertos en las inundaciones olvidadas

Tamaño de texto Aa Aa

La tormenta tropical Harvey está causando graves daños en los estados de EEUU vecinos al Golfo de México. Hay centenares de miles de personas evacuadas y una decena de víctimas mortales.

Sin embargo, aunque las cámaras de la prensa internacional apuntan principalmente a los Estados Unidos, la temporada del Monzón en la India, Nepal y Bangladesh es una de las peores de los últimos años y ya hay cerca de 1.200 muertos y unas dos millones de personas desplazadas.

Solo en el estado indio de Bihar han muerto 514 personas.

El monzón, vital para el equilibrio ecológico de la región, causa importantes daños y numerosas víctimas cada año, pero esta temporada es una de las peores en mucho tiempo según las autoridades locales. Y todavía queda aproximadamente un mes. Se teme que las lluvias alcancen los niveles del año 2005

Las lluvias torrenciales se abaten ahora sobre Bombay, donde murieron medio millar de personas en 2005.

El primer ministro Narendra Modi ha pedido a la población que se queden en sus casas.


Además, aunque la agricultura necesita el agua del monzón, las lluvias torrenciales de esta magnitud han destrozado numerosos cultivos por lo que habrá más dificultades a largo plazo como movimientos masivos de población hacia las ciudades. “Los agricultores se han quedado sin nada, ni siquiera agua potable” comenta Matthew Marek, jefe de operaciones de la Cruz Roja en Bangladesh, “no queda ni un solo centímetro de tierra seca” comentó la semana pasada después de inspeccionar la zona en helicóptero.

Sierra Leona, aún más olvidada

Otras inundaciones recientes que han ocupado aún menos titulares en la prensa internacional son las de Sierra Leona. Las lluvias y los corrimientos de tierra que provocaron 500 víctimas mortales y 800 desaparecidos, en las peores inundaciones de su historia.

La situación es casi desesperada para los miles de supervivientes sin hogar, amenazados por la propagación de enfermedades como el cólera y el caos en el acceso a la ayuda humanitaria.