Última hora

¿El final del sueño americano para los "dreamers"?

Cerca de 800 mil indocumentados que llegaron siendo niños a Estados Unidos podrían ser deportados si el presidente Donald Trump decide cancelar el programa DACA

Leyendo ahora:

¿El final del sueño americano para los "dreamers"?

Tamaño de texto Aa Aa

Los “dreamers” están en la cuerda floja. Los cerca de 800 mil indocumentados que llegaron siendo niños a Estados Unidos podrían ser deportados si el presidente Donald Trump decide cancelar el programa DACA esta semana.


¿Quiénes son los “dreamers”?

El ex presidente Barack Obama promulgó el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés Deferred Action for Childhood Arrivals) en agosto de 2012 para proteger temporalmente de la deportación a los inmigrantes ilegales menores de 16 de años, popularmente conocidos como “dreamers”, y facilitarles el acceso al mercado laboral.

Para acogerse al programa DACA, los jóvenes inmigrantes tienen que cumplir una serie de condiciones entre las que se encuentran estar inscrito en un instituto o contar con un título de educación secundaria, además de no tener antecedentes penales graves y de haber vivido de manera continua en los Estados Unidos desde junio de 2007.

Una vez aceptados, el programa les proporciona permiso de trabajo y residencia en Estados Unidos durante dos años y la opción de renovar estos beneficios. El número de solicitudes de renovación ha aumentado significativamente desde la primavera de 2016, pasando de unos 16 mil en el tercer trimestre de 2016 a unos 122 mil en el segundo trimestre de 2017.

El Centro de Investigación Pew estima que cerca de 1 millón de immigrantes ilegales en Estados Unidos cumplen con los criterios de edad y educación para ser admitidos en el programa y que alrededor del 78% de los potencialmente elegibles ya lo han solicitado.

Un futuro incierto

Trump podría terminar con DACA de la misma forma que lo aprobó su antecesor Obama, con una orden ejecutiva.

Citando fuentes de la Casa Blanca, Politico, Associated Press y Reuters publicaron el 3 de septiembre que Trump habría decidido retrasar la cancelación seis meses para dar opción al Congreso a presentar alternativas para los miles de cientos de “dreamers”.

Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca, dice que el presidente aún no ha tomado una decisión definitiva:

“La prioridad del presidente en el ámbito de la inmigración es crear un sistema que fomente la inmigración legal que beneficie a nuestra economía y a los trabajadores estadounidenses. Quiere asegurarse de que esta decisión se toma correctamente, por lo que todavía está finalizando los detalles”.


Las principales empresas tecnológicas del país entre las que se encuentran Facebook, Google y Amazon se han manifestado contrarias a la suspensión del programa. Tim Cook, el presidente de Apple, dijo que hay 250 “dreamers” trabajando en su compañía: “Merecen nuestro respeto como iguales y una solución enraizada en los valores americanos”.


Trump se pronunciará el martes sobre el futuro del programa, que se ha convertido en uno de los grandes dilemas de su Administración.
Separadamente, un grupo de senadores republicanos y demócratas está estudiando en el Congreso una legislación alternativa que permita a los “dreamers” quedarse legalmente en Estados Unidos.