Última hora

Varapalo a Hungría y Eslovaquia en materia de inmigración

La justicia europea ha sentenciado que Hungría y Eslovaquia tienen la obligación de aceptar la reubicación de solicitantes de asilo

Leyendo ahora:

Varapalo a Hungría y Eslovaquia en materia de inmigración

Tamaño de texto Aa Aa

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dado un varapalo a Hungría y Eslovaquia. Ha sentenciado que ambos países tienen la obligación de aceptar la reubicación de solicitantes de asilo, tal y como se acordó a nivel comunitario en 2015.

El Comisario Europeo responsable de inmigración, Dimitris Avramopoulos, se ha mostrado conciliador y ha dicho que esta sentencia no es una victoria. “Creemos que es una herramienta más en nuestras manos para abrir nuevas vías de diálogo con los socios en la región”, ha explicado. “Y también creemos que al final encontraremos un terreno para el entendimiento.”

Eslovaquia, uno de los dos países que había recurrido el sistema de cuotas, se dice dispuesto a acatar la sentencia. “El Tribunal ha tomado la decisión y nosotros la aceptamos y respetamos”, ha declarado Miroslav Lajčák, ministro de Asuntos Exteriores. Si bien ha añadido que tienen que “examinarla a fondo y aprobarla a nivel gubernamental”.

En Budapest, en cambio, han calificado el fallo de “indignante” e “irresponsable” y han dejado claro que no aceptarán ni un sólo inmigrante. “Si la Comisión Europea intenta presionar para que aceptemos la cuota de asentamiento obligatorio y trata de instalar inmigrantes ilegales en Hungría, nos opondremos”, ha dicho Péter Szijjártó, ministro de Asuntos Exteriores. “Y puedo decirles que la verdadera batalla empieza ahora, tras el fallo del Tribunal Europeo”, ha concluido en tono amenazante.

La Unión Europea adoptó el sistema de cuotas hace dos años, en plena crisis migratoria, para reubicar a los inmigrantes que llegaban a Grecia y a Italia. Desde entonces han sido asignados 28.000 refugiados, una cifra muy inferior a la del compromiso inicial que era de 98.000. En el caso de España, el país ha recibido 2.346 solicitantes, de los 9.323 previstos.