Última hora

Italia: la oposición aboga por lanzar una moneda paralela al euro para impulsar la economía

Los tres partidos más importantes de la oposición en Italia quieren introducir una moneda paralela al euro, porque dicen que ayudaría a la economía italiana a crecer y generar más empleo.

Leyendo ahora:

Italia: la oposición aboga por lanzar una moneda paralela al euro para impulsar la economía

Tamaño de texto Aa Aa

Los tres partidos más importantes de la oposición en Italia, Movimiento Cinco Estrellas, Liga Norte y Fuerza Italia, quieren introducir una moneda paralela al euro, porque dicen que ayudaría a la economía italiana a crecer y generar más empleo.

Entre sus principales partidarios está el ex presidente Silvio Berlusconi, que el pasado 20 de agosto presentó su propuesta en el periódico italiano Libero, argumentando que todos los países del mundo han luchado contra la crisis económica imprimiendo moneda:

“Proponemos la utilización interna de una segunda moneda nacional complementaria al euro para relanzar el consumo y la demanda, que son las palancas fundamentales de crecimiento sostenible y duradero del país”.

Según Berlusconi, esta idea es compatible con las reglas de los tratados europeos. No obstante, se opone a la Comisión Europea, que dice que sólo puede haber una moneda de curso legal en la eurozona.

El ex mandatario italiano cree que sería posible negociar su implantación con “un líder creíble, con una amplia experiencia internacional”.

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, recordó el pasado 7 de septiembre durante una conferencia en Frankfurt que “ningún país puede introducir una moneda propia: la moneda de la eurozona es el euro”.

Su declaración no se refería al caso italiano, sino que estaba dirigido a la reciente intención del gobierno de Estonia de lanzar su propia moneda digital, la estcoin.

En Italia, la propuesta de una moneda paralela ha sustituido a los discursos de la oposición que pedían la salida de la Unión Europea. Los analistas dicen que esperan así apelar al sentimiento anti-euro en el país, evitando, por ahora, una salida definitiva.

Tan solo el Partido Democrático gobernante no propone cambios a la actual configuración del euro.

Cuando el euro fue introducido en Italia en 2002, disfrutó de un amplio apoyo. Sin embargo, esto ha disminuido desde entonces, con muchos culpando a la moneda única por las caídas en los niveles de vida y el aumento del desempleo.

Una encuesta realizada por la agencia Winpoll en marzo mostró que sólo alrededor de la mitad de los italianos respaldan el euro.