Última hora

Centenares de rohinyás se agolpan para recibir agua y comida en Cox’s Bazar, en Bangladés, en la frontera con Birmania, donde se encuentran los campamentos de refugiados. Miles de personas de esta minoría musulmana, en su mayoría apátridas, han huido de una ofensiva militar birmana en el estado occidental de Rakhine, que comenzó después de una serie de ataques guerrilleros, el 25 de agosto, contra puestos de seguridad y un campamento militar, en el que murieron una docena de personas. Pero los rohinyás no son bienvenidos en Bangladés. Casi todos los días de esta semana, vehículos de tres ruedas han estado difundiendo el siguiente mensaje en los alrededores de Cox’s Bazar: “Este es un aviso para todos los bangladesíes: ‘Nadie debe dar refugio a ningún rohinyá. Si alguno está viviendo en su casa, envíelo a los campamentos inmediatamente o en las próximas 24 horas. Es una orden’”.

Más No Comment