Última hora

La Reina de Inglaterra tiene un discurso listo si estalla la III Guerra Mundial

Isabel II tiene un discurso preparado en caso de que la Tercera Guerra Mundial estalle que sigue siendo tan relevante ahora como el día que fue escrito hace 30 años.

Leyendo ahora:

La Reina de Inglaterra tiene un discurso listo si estalla la III Guerra Mundial

Tamaño de texto Aa Aa

Isabel II tiene un discurso preparado en caso de que la Tercera Guerra Mundial estalle, que sigue siendo tan relevante ahora como el día que fue escrito hace 30 años.

A medida que las tensiones escalan debido al lanzamiento de misiles de Corea del Norte y los ensayos nucleares, los medios británicos han recuperado las palabras de la reina anunciando un nuevo conflicto bélico mundial.

El texto fue escrito desde 1983, cuando la Guerra Fría alcanzó su apogeo, como si fuera a ser pronunciado en marzo de ese mismo año, pero, afortunadamente, nunca se utilizó.

De acuerdo con la regla de treinta años del gobierno británico sobre documentos gubernamentales, el discurso completo fue puesto a disposición del público por los Archivos Nacionales y publicado por la BBC hace tres años.

A pesar de haber sido escrito hace más de tres décadas, partes del discurso parecen sorprendentemente relevantes ante un posible conflicto bélico en la actualidad.

Comienza recordando su transmisión tradicional de Navidad:

“Cuando hablé con usted hace menos de tres meses, todos estábamos disfrutando del calor y el compañerismo de una Navidad familiar. Nuestros pensamientos se concentraron en los fuertes vínculos que unen cada generación con los que vinieron antes y los que seguirán. Los horrores de la guerra no podían parecer más remotos, ya que mi familia y yo compartimos nuestra alegría navideña con la creciente familia de la Commonwealth”.

El tema gira entonces en torno al momento en que Gran Bretaña entró en la Segunda Guerra Mundial contra Alemania:

“Ahora esta locura de la guerra se está extendiendo una vez más por el mundo y nuestro valiente país se debe preparar de nuevo para sobrevivir contra grandes probabilidades”.

“Nunca he olvidado el dolor y el orgullo que sentía cuando mi hermana y yo nos acurrucábamos alrededor de la radio inalámbrica escuchando las inspiradoras palabras de mi padre en aquel fatídico día de 1939. Ni por un momento imaginé que este solemne y terrible deber caería en mí un día.”

A continuación, pasa a afirmar que el verdadero enemigo es el poder de la tecnología mal utilizada y alienta a la gente a permanecer fuerte:

“Todos sabemos que los peligros que enfrentamos hoy en día son mayores que en cualquier momento de nuestra larga historia. El enemigo no es el soldado con su rifle ni siquiera el aviador que surca los cielos por encima de nuestras ciudades y pueblos, pero el poder mortal de la tecnología abusada.”

“Pero cualquiera que sean los terrores que nos esperan, todas las cualidades que han ayudado a mantener nuestra libertad intacta dos veces durante este triste siglo serán una vez más nuestra fuerza. Mi esposo y yo compartimos con las familias del país el miedo que sentimos por hijos e hijas, esposos y hermanos que han dejado nuestro lado para servir a su país”.

En el momento en que este discurso se suponía tendría que ser pronunciado, el príncipe Andrew tenía 23 años. Acababa de luchar en la guerra de las Malvinas y era un piloto de helicóptero. Por eso la reina dice:

“Mi querido hijo Andrés está en este momento en acción con su unidad y oramos continuamente por su seguridad y por la seguridad de todos los militares y mujeres en casa y en el extranjero”.

Finalmente, concluye con palabras de aliento y solidaridad:

“Es este estrecho vínculo de la vida familiar que debe ser nuestra mayor defensa contra lo desconocido. Si las familias permanecen unidas y decididas, dando refugio a los que viven solos y desprotegidos, la voluntad de sobrevivir de nuestro país no puede romperse.”

“Mi mensaje para usted, por lo tanto, es simple. Ayudar a los que no pueden ayudarse a sí mismos, dar consuelo a los solitarios y los sin techo y dejar que su familia se convierta en el centro de la esperanza y la vida a aquellos que lo necesitan.”

“Mientras luchamos juntos para luchar contra el nuevo mal, oremos por nuestro país y hombres de buena voluntad dondequiera que estén.”

“Dios los bendiga a todos.”

Esperemos que el discurso siga en un cajón del Buckingham Palace al menos otros 30 años más.