Última hora

Ser pobre en la Alemania de Merkel

Leyendo ahora:

Ser pobre en la Alemania de Merkel

Tamaño de texto Aa Aa

Ser pobre en Alemania no es algo raro. Sobre todo en la zona del Ruhr, víctima del cierre de minas y de una fallida reestructuración. Muchos aquí se sienten ajenos al bienestar económico de la era Merkel. El SPD trata de marcar diferencias con el lema “Es hora de más justicia”.

“Sí, creo que Martin Schulz (candidato del SPD) tiene razón cuando dice que hay que acabar con las diferencias sociales. Hay que cuidar más a los que tienen menos. No es cierto lo que dice Angela Merkel de que a todos nos gusta vivir en Alemania porque estamos bien aquí, porque aunque Alemania es un país hermoso, a todos no nos va bien”, afirma una mujer en Düsseldorf.

Existe una importante brecha laboral en Alemania. Por un lado hay muchos parados de larga duración, gente con miniempleos y empleos temporales, y, por otro, hay cada vez más millonarios y bajas tasas de paro. Cuando se trata de los sueldos, la brecha se hace aún mayor, porque los salarios altos crecen mucho más que los bajos.

La Fundación Hans Böckler, vinculada a los sindicatos, reclama una contribución social mayor de los ricos.

“Necesitamos impuestos sobre las sucesiones y sobre la fortuna, porque esa el único medio de alcanzar a las grandes fortunas concentradas en manos de una pequeña minoría”, afirma Gustav Horn, de la fundación Hans Böckler.

Una postura que no comparte el presidente del instituto de investigación económica, Clemens Fuest. “Un impuesto sobre la fortuna no es el instrumento adecuado. Eso podría provocar que la gente con activos, que es la que suele tener empresas, se vaya a otro país. Si se hace eso y si se aumenta el salario mínimo, el resultado es que va a aumentar el paro sin que se reduzca la brecha entre ricos y pobres. Lo que se puede hacer es gravar las propiedades, pero los políticos no se atreven a hacerlo porque temen que la reacción y las protestas de los propietarios”, afirma.

Los cimientos para poder optar a un buen trabajo y a altos ingresos parecen determinados desde la cuna. En la rica Alemania, el origen y el entorno social siguen siendo decisivos para el éxito profesional.