Última hora

Última hora

Deportada por Noruega, flagelada en Irán

Oslo rechazó su petición de asilo después de llevar ocho años en el país

Leyendo ahora:

Deportada por Noruega, flagelada en Irán

Tamaño de texto Aa Aa

Noruega rechazó su petición de asilo porque las autoridades no creyeron su historia. Una pura “invención” dijeron, en la Dirección General de Extranjería (UDI)

La verdadera historia de Leila Bayat, condenada junto a tres de sus amigas a ochenta latigazos en Irán, por beber alcohol durante una fiesta.

Después de un periplo interminable de ocho años, fue deportada en marzo. El martes, en Teherán, recibió los ochenta latigazos, como ella misma ha podido explicar a una amiga en Oslo, a través de su teléfono móvil. “Una mujer empezó, y la otra iba contando del uno al diez. Luego paraba quizás durante siete segundos, y entonces volvía a empezar”, ha dicho Bayat.

Los hechos tuvieron lugar hace diez años. Entonces la sentencia no se ejecutó. Leila quedó en libertad bajo fianza y dos años más tarde se fue a Noruega, con su hijo que tenía cinco años. Su abogado en Oslo, Preben Kløvfjell, ha criticado a los responsables de su deportación porque han enviado una persona “a la tortura”.

Amnistía Internacional presentó, a prinicipios de este año, un informe sobre la situación de las mujeres en Irán. El documento pone de manifiesto el aumento de estas prácticas por parte del régimen iraní que, según esta organización, las autoridades noruegas parecen no haber tenido en cuenta en sus decisiones.

Con NOTV2