Última hora

Un antiguo aeropuerto acogerá a cientos de refugiados en Berlín

Famoso durante la época nazi y por conectar Alemania del este en la Guerra Fría, el histórico aeropuerto de Templehof en Berlín alojará pronto a 1.100 refugiados en casas prefabricadas

Leyendo ahora:

Un antiguo aeropuerto acogerá a cientos de refugiados en Berlín

Tamaño de texto Aa Aa

El 25 de mayo de 2014 los berlineses votaron en referéndum si querían que el antiguo aeropuerto de Tempelhof se dejase como parque o se pudiese edificar en él. Venció la opción de mantenerlo como espacio público verde y las antiguas pistas de aterrizaje ahora son utilizadas para deportes como bicicleta, windsurf o patinaje.

Pero pronto se instalarán 976 barracones prefabricados que albergarán a 1.100 refugiados en un espacio con las medidas de doce campos de fútbol profesional, a pesar de que la edificación va contra el resultado del plebiscito.

Se alojarán a un máximo de cuatro personas por cada contenedor (compuesto de dos dormitorios, más otro compartimento con baño y cocina) y podrán vivir allí hasta finales de 2019, momento en el que los barracones serán desmontados.

“Van a crear un gueto”, dijo la senadora de integración en Berlín, Elke Breitenbach del partido La Izquierda.

Otra crítica gira en torno al coste que asciende a 16 millones de euros para unos barracones con una vida útil de dos años.

“El gobierno podría encontrar muchos lugares mejores a largo plazo para los refugiados”, afirma Mereike Witt, que forma parte de la asociación 100% Tempelhofer Feld. “Por ejemplo, no tienen lavadora y las casas están en un terreno abierto 6 kilómetros, que es muy ventoso”.

Anne Zimmermann, ex-trabajadora de Tempelhof, dice que “es importante que se les dé alguna solución para que puedan vivir integrados socialmente, pero que se les busquen pisos porque algunos no saben leer ni escribir y la mayoría tampoco habla alemán.”

Debido a la escasez de viviendas en la capital alemana, hay solicitantes de asilo alojados desde hace más de un año en gimnasios y el plan es que algunas de estas personas obtengan un hogar adecuado en los terrenos del aeropuerto.

Dirk Reitze, secretario de la CDU de Berlín, dice que a finales de 2015 hubo que crear grandes albergues de emergencia debido al repentino aumento de la llegada de refugiados a Berlín. “Fue la mejor solución por la dificultad para encontrar viviendas en la ciudad”.

El problema es que estos refugios, como los hangares del antiguo aeropuerto de Tempelhof, no son aptos para la vida a largo plazo, ya que no se dan las condiciones de intimidad necesarias, como por ejemplo no hay suficientes instalaciones sanitarias (inodoros y duchas) o para cocinar.

“En las casas prefabricadas temporales, las familias disponen de suficientes instalaciones sanitarias por unidad de vivienda, así como suficientes cocinas para proveerse de comidas”, explica Reitze. “Por lo tanto, se puede terminar con la acomodación inadecuada en los antiguos hangares y las tensiones sociales resultantes también se pueden reducir fácilmente”.

La capital alemana acoge a más de 35.000 refugiados y solicitantes de asilo.

Por Laura Cruz