Última hora

¿Qué implica el éxito electoral de la extrema derecha en Alemania para la Unión Europea?

Cierre de fronteras, salida del euro y más descentralización. Conoce a los euroescépticos que han entrado en el Bundestag.

Leyendo ahora:

¿Qué implica el éxito electoral de la extrema derecha en Alemania para la Unión Europea?

Tamaño de texto Aa Aa

Al conocerse los primeros sondeos que daban por ganadora a la canciller Angela Merkel y señalaban el histórico avance de la ultraderecha, la canciller recibió la felicitación del presidente del Parlamento europeo, Antonio Tajani, y Alternativa para Alemania la de los euroescépticos Marine Le Pen y Geert Wilders.

Un claro mensaje de las intenciones de unos y otros con miras al futuro de la Unión Europea.

Bravo a nuestros aliados del AfD por su resultado histórico. Es un símbolo del despertar de los pueblos europeos.


Lucharemos por nuestros países y nuestra gente. Siempre.


La historia de la joven formación Alternativa para Alemania (AfD por sus siglas en alemán, Alternative für Deutschland) está intrínsecamente unida al rechazo por la Unión Europea. Su discurso político nació como crítica al euro y se articuló frente al rescate de Grecia.

En 2012, con la Eurozona atravesando una de sus peores crisis que estaba abocando al rescate no solo a Grecia, sino también a países como España o Portugal, su mensaje empezó a calar en el electorado alemán más insatisfecho.

En las elecciones federales de 2013 acariciaron con la punta de los dedos el Bundestag, con el 5 % de los votos, un resultado insuficiente pero destacable si se tiene en cuenta que ningún partido de extrema derecha había conseguido llegar al Parlamento alemán desde la Segunda Guerra Mundial.

Cuatro años más tarde, con un 13 % de los sufragios, han conseguido irrumpir en el Bundestag y poner fin a este hito.

Euroescepticismo a todos los niveles

Alternativa para Alemania ha capitalizado las fuertes críticas internas contra la canciller alemana por abrir las puertas a casi 900 mil inmigrantes y refugiados en 2015.

Este rechazo a la inmigración y protección de las fronteras alemanas es uno de los principales bastiones de la formación política.

En su programa, propone restablecer controles fronterizos permanentes y cerrar completamente las fronteras externas de la Unión Europea. Además, quiere establecer una nueva policía fronteriza.

Todas estas medidas son contrarias a los principios de libre circulación de personas de la zona Schengen.

En lo relativo al euro, Alternativa para Alemania plantea la salida de la Eurozona y recuperar el marco alemán.

Para terminar, proyecta más descentralización de los poderes de la Unión Europea frente al de los países miembro y, si no se cumpliera este requisito, dice que Alemania debería abandonar la Unión.

Un giro xenofóbico

Alternativa para Alemania siempre ha defendido una vuelta a los valores tradicionales alemanes. En mayo de 2016, esta defensa de lo alemán, se transformó en un abierto rechazo del islam. En su manifiesto electoral defendieron que el “islam no pertenece a Alemania”.

De este modo, instaron a prohibir la financiación de las mezquitas, el burka o velo integral y la llamada al rezo.

Frauke Petry, que dejó el liderazgo del partido antes de los comicios, dio un paso más adelante y dijo que la policía alemana debería disparar a los inmigrantes que intentaran entrar ilegalmente en el país “si fuera necesario”.

Las posturas del partido frente a la inmigración y al islam le han valido muchas críticas. Como que en la noche de su éxito electoral, la celebración se haya visto ensombrecida por las protestas a gritos de “nazis fuera” en la sede de la formación en Berlín.

Nosotros somos el otro 87 % (que no votó por AfD)


Asociaciones de judíos en Europa y Estados Unidos también han expresado su inquietud por el avance de la extrema derecha en Alemania.

“Algunas de las posturas que se han asumido durante la campaña electoral muestran niveles alarmantes de intolerancia que no se ven en Alemania durante muchas décadas”, dijo en Congreso Europeo de Judíos en un comunicado.

¿Quién les ha votado?

Alternativa por Alemania no solo se nutre de electorado de extrema derecha, sino también de conservadores desencantados con las políticas del CDU de Merkel.

La mayoría de sus votos han procedido además del este del país, que es la zona más deprimida económicamente.