Última hora

¿Qué sabemos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa tres años después?

Mientras se suceden versiones contradictorias, la principal pregunta aún no ha obtenido respuesta: ¿Dónde están? Cinco puntos clave del caso.

Leyendo ahora:

¿Qué sabemos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa tres años después?

Tamaño de texto Aa Aa

México ha amanecido con el recuerdo amargo de los 43 normalistas desaparecidos en Ayotzinapa, Iguala, en el estado de Guerrero. Se cumplen tres años de una de las peores masacres en la historia reciente de México con las mismas dudas: ¿dónde están los jóvenes? ¿qué les ocurrió?

En todo este tiempo no se han podido responder de forma unánime estas cuestiones. La teoría oficial del gobierno de Enrique Peña Nieto se contradice con la versión de los expertos internacionales.

Amnistía Internaconal (AI) dijo con motivo del trágico aniversario que Ayotzinapa será la “mentira histórica” que marcará el mandato de Peña Nieto.

“A tres años, seguimos buscando a nuestros desaparecidos entre los escombros de instituciones corruptas y el crimen del olvido”, apostilló la directora de AI México, Tania Reneaum, en un comunicado de la organización.

La incertidumbre sobre el destino de los estudiantes reabrió cicatrices y puso el foco en el país con mayor impunidad de América Latina, según el ‘Índice Global de Impunidad 2017’

¿Qué fue de ellos? Esto es lo que se sabe del caso:

1. ¿Quiénes eran los estudiantes de Ayotzinapa?

La Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa es un centro que forma a jóvenes de comunidades rurales con escasos recursos como maestros de primaria.

Históricamente, sus estudiantes se caracterizan por involucrarse en la lucha social. Así, en 2014 organizaban frecuentes manifestaciones contra el gobierno estatal por el recorte en la financiación de la escuela.

La fatídica noche del 26 al 27 de septiembre, los 43 estudiantes habían robado autobuses y combustible para acudir a una manifestación en Ciudad de México el 2 de octubre.

2. ¿Qué es lo último que se sabe de ellos?

El plan de los normalistas era concentrar todos los autobuses en la escuela. Después de secuestrar los tres últimos en la central camionera de Iguala, se pusieron rumbo a Ayotzinapa, pero la policía comenzó a perseguirlos.

Fueron bloqueados cerca de la salida norte de Iguala, en una zona industrial. Allí bajaron de los autobuses y se enfrentaron con la policía que abrió fuego contra ellos. Al poco llegaron otros autobuses con estudiantes para ayudar a sus compañeros, que también fueron arremetidos por los policías.

Los ataques dejaron un saldo de seis muertos y 43 desaparecidos.

Este es el mapa de la trayectoria frustrada de los estudiantes.

3. ¿Qué dice la versión oficial?

El gobierno mexicano culpó al alcalde de Iguala José Luis Abarca Velázquez, que harto de las continuas manifestaciones de los estudiantes, habría ordenado una fuerte respuesta policial que degeneró en matanza, al involucrar a los narcos locales.

Según la Fiscalía estatal, los policías arrestaron a los jóvenes y se los entregaron a miembros del cartel Guerreros Unidos, que operan en Iguala, y estos los incineraron en un basurero, al confundirles con miembros de un cartel rival. Se hallaron seis fosas clandestinas con 28 cadáveres a las afueras de Iguala.

4. ¿Qué dicen los expertos internacionales?

Ante las dudas que generaba la versión oficial, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, conocidos como el GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes), envió un grupo de cinco especialistas extranjeros para recabar testimonios y revisar todos los documentos y vídeos relativos a lo sucedido aquella noche.

Su conclusión fue que la versión oficial no se sostenía, porque se basó en confesiones bajo tortura. Asimismo, rechazaron la posibilidad de que los 43 hubieran sido quemados y situaron al ejército en el lugar de los hechos. Los soldados del batallón militar se negaron a ser interrogados.

El GIEI propuso además una nueva hipótesis que es que uno de los autobuses transportara un alijo de heroína sin que lo supieran los normalistas.

5. ¿Qué dice la investigación periodística?

En su libro ‘La verdadera noche de la Iguala’, la periodista de investigación mexicana Anabel Hernández también confirma la teoría de que el ejército estuvo en Iguala la noche de la desaparición.

“Mi investigación se enfoca en que fue el ejército principalmente el que actúa esa noche, el que ordenó, el que orquestó, el que organizó, el que coordinó a las demás dependencias para atacar esos camiones y detener a los estudiantes”, dijo en una entrevista para CNN.

Tres años más tarde, las familias siguen buscando a los 43 estudiantes, mientras las versiones se contradicen y la principal pregunta sigue sin respuesta: ¿Dónde están?