Última hora

Cesare Battisti detenido cuando intentaba cruzar la frontera con Bolivia

Leyendo ahora:

Cesare Battisti detenido cuando intentaba cruzar la frontera con Bolivia

Tamaño de texto Aa Aa

Cesare Battisti ha sido detenido en Brasil, cuando intentaba cruzar la frontera con Bolivia. El antiguo militante de extrema izquierda, reclamado en Italia por terrorismo, ha sido trasladado a una comisaría de Corumbá, en Mato Grosso, para ser interrogado por un presunto delito de evasión de divisas. Cuando fue detenido viajaba en un taxi boliviano con otras dos personas y llevaba escondidos 10.000 reales, unos 3700 euros.

Battisti fue miembro del grupo Proletarios Armados por el Comunismo (PAC), un brazo de las Brigadas Rojas. Acusado de cuatro asesinatos cometidos en los 70, los llamados “años de plomo”, la Justicia italiana le condenó a cadena perpetua en 1993. Por aquella época, él ya gozaba de la condición de refugiado político en Francia, donde vivió sin que nadie le inquietara durante 14 años. Incluso publicó varias novela policíacas mientras trabajaba como guardián de un inmueble. Pero en 2004, las cosas cambian, y Battisti huye a Brasil por miedo a ser extraditado.

La Justicia también le alcanza en el país sudamericano. En 2007, el exactivista es detenido en Río de Janeiro en una operación conjunta de agentes de Brasil, Italia y Francia. Dos años más tarde, el Tribunal Supremo brasileño autoriza su extradición, pero el fallo no es vinculante y deja la decisión final en manos del jefe de Estado, a la sazón Luiz Inácio Lula da Silva, quien la rechaza el 31 de diciembre de 2010, en el último día de mandato. La negativa del Gobierno brasileño a extraditar a Battisti pese a la autorización judicial generó protestas en Italia y el Gobierno italiano llegó a convocar a su embajador en Brasilia a consultas.

La defensa de Battisti presentó la semana pasada un recurso ante la Justicia brasileña para que se le permita permanecer en el país con garantías. Su intento de cruzar a Bolivia podría estar relacionado con el riesgo de que el actual presidente de Brasil, Michel Temer, adversario político de Lula, ceda a las presiones del Gobierno italiano y acceda a la extradición.