Última hora

Catalanes en Madrid: Entre tensiones y equilibrio

Leyendo ahora:

Catalanes en Madrid: Entre tensiones y equilibrio

Tamaño de texto Aa Aa

Cerca de 50.000 catalanes se desplazan cada año a otras ciudades de España por motivos laborales o académicos. Vicente es uno de ellos. Trabaja en Madrid como ingeniero informático en una startup. Es hijo de padres andaluces y cree que la situación política actual está levantando ampollas.

“Yo tengo la sensación de que hace dos meses estaba todo muy apagado y, aunque se supiera que iba a haber la votación del día uno, pero las dos o tres semanas previas es cuando todo se ha encendido de nuevo y la situación ha estallado.”

Como otros catalanes suele frecuentar el Centro Cultural Blanquerna cuyo objetivo es la difusión de la cultura catalana.

Aquí se produjo un asalto ultraderechista durante la celebración de la Diada de 2013. Y el Tribunal Supremo aumentó las penas hace unos meses a los falangistas asaltantes a entre 3 y 4 años de prisión.

Escaparate de la cultura catalana, Blanquerna es también foco de tensiones.

“Creo que se ha enrarecido mucho el ambiente y la gente yo creo que tiene más reparo a entrar en un sitio como esta librería que es una delegación oficial de la Generalitat catalana”, dice esta persona en la librería Blanquerna.

Madrid, donde residen más de 70.000 catalanes, cuenta desde este año con su grupo de castellers. Una tradición que existe desde hace más de 300 años y cuyos valores son : fuerza, equilibrio, valor , prudencia y sentido común.

Sin esa armonía, todo se puede desbaratar como un castillo de naipes…

“El tema de conflictos entre pueblos tiene mucha más relación con el tema político que con el cultural, que es lo que hacemos aquí”, asegura Marta Salvans del grupo de Castellers de Madrid.

“Han sido varias las personas y dueños de negocios que se han mostrado dispuestos a hablar con Euronews, aunque también ha habido marcas catalanas que, sin ocultar, al menos han querido evitar airear su procedencia por temor a las posibles consecuencias.”

Desde Madrid, Carlos Marlasca para Euronews