Última hora

Òmnium y ANC ¿El músculo o el cerebro de la independencia de Cataluña?

Leyendo ahora:

Òmnium y ANC ¿El músculo o el cerebro de la independencia de Cataluña?

Tamaño de texto Aa Aa

Carles Puigdemont es la cabeza visible del desafío independentista de Cataluña. Detrás está su coalición Junts pel sí y a su izquierda la CUP, necesaria para obtener la mayoría en el Parlament, pero que no forma parte del Govern.

Sin embargo un plano por detrás están las Organizaciones Òmnium Cultural y Assemblea Nacional, imprescindibles para entender el formidable empuje del independentismo en los últimos 12 años, y difíciles de situar en el mapa político para quienes no estén familiarizados con la política catalana y el independentismo.

No han sido elegidos en ningunas elecciones sin embargo son la clave de la soprendente organización del referéndum de independencia a pesar de las trabas impuestas por los Poderes del Estado español o de las impresionantes manifestaciones en la Diada.

Sus líderes nunca están lejos de las autoridades del Govern y siempre están presentes en las grandes citas políticas.

Sus socios y voluntarios son los primeros a pie de calle para entregar folletos, repartir banderas y organizar a las masas en las grandes convocatorias. Su actividad no es menos frenética en Internet.

La Justicia española sin embargo sí parece tener claro su importante papel y están en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional por “sedición” junto al jefe de los Mossos d’Esquadra Josep Lluis Trapero.

También el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, que denunciaba su papel este martes ante el Congreso.


Òmnium, la hermana mayor con vocación cultural

Òmnium Cultural nació en 1961 por la voluntad de seis empresarios catalanes de “preservar la cultura catalana” de la persecución a la que estaba sometida en los últimos años del Franquismo.

Según datos de un detallado informe del diario ABC, Ómnium ha recibido 20 millones de euros de ayudas y subvenciones entre 2005 y 2012.

Cuando los partidos nacionalistas catalanes se apoyaron públicamente en Òmnium y ANC para acelerar el pulso independentista las subvenciones se redujeron considerablemente, pero aumentaron exponencialmente los ingresos por prestación de servicios y las donaciones de empresas y particulares.

Presidida por el empresario Jordi Cuixart, cuenta con 55 trabajadores y 70.000 socios en más de 40 sedes y un patrimonio de algo más de cinco millones y medio de presupuesto en el pasado ejercicio según sus cuentas, publicadas en Internet. Su principal ingreso son las cuotas de los socios, 3,7 millones de euros.

En su agenda figuran actos culturales y conferencias aunque su papel político va mucho más allá. Se presentan como la “principal entidad cívica y cultural del país” que trabaja por la “cohesión social de un país construido a partir de todas aquellas luchas compartidas” que configuran a los catalanes como pueblo.

En las redes sociales actúan casi como un medio de comunicación informando de todo lo que tiene que ver con el independentismo.


Uno de sus socios más prominentes es el entrenador de fútbol Pep Guardiola.

Contactados por euronews, desde Òmnium niegan haber participado “en la organización” del referéndum, aunque sí lo han apoyado como parte de su misión de “canalizar la voluntad popular”. Consideran que la denuncia de la Audiencia Nacional “está llena de falsedades” y es parte de una “campaña de persecución”.

Recuerdan que en la órbita independentista Òmnium Cultural y Assemblea no son las únicas organizaciones, apuntando a la recién creada Taula per la Democràcia que aglutina también a sindicatos y otras entidades.

Aseguran que el poder de las “entidades” en Cataluña muestra que se trata de un movimiento popular, y explica su relevancia por la historia “singular” del indepententismo catalán.

ANC, la hermana menor con capacidad de movilización

Assemblea Nacional Catalana es la hermana pequeña, pero no menos activa.


Se define como una “organización de base transversal y unitaria que tiene el objetivo la independencia de la nación catalana por medios democráticos y pacíficos”. En su presentación se enorgullecen de haber organizado “las dos mayores movilizaciones de la historia de los países catalanes” y algunas de las más grandes de Europa: la Diada de 2012 y 2013.

Se trata de un organismo asambleario dividido en más de 500 asambleas territoriales que le confieren una gran capacidad de movilización y penetración en todo el territorio.

Nacieron del impulso independentista de la “consulta popular” promovida por Artur Mas; es “heredera del movimiento de las consultas sobre la independencia que tuvo lugar entre 2009 y 2011”, según la breve presentación de su web.

La ANC no se anda por las ramas y no tiene una importante rama cultural como Ómnium.

Presidida por Jordi Sánchez (también investigado por la Audiencia Nacional por sedición) sus principales actividades son la logística de las movilizaciones, la propaganda a favor de la independencia y la venta de “merchandising”.

En ocasiones interviene como un verdadero partido político estableciendo su postura en temas tan esenciales como los presupuestos catalanes.

Sus cuentas no están publicadas en Internet como en el caso de Òmnium Cultural pero algunos medios publicaciones han accedido a detalles de su presupuesto. Ingresos de 3,3 millones de euros en 2016 según El Confidencial.

Una cantidad similar en 2013 según otro informe obtenido por El Mundo en el año 2013, que detallaba que las cuotas de los socios suponían solo 657.000 euros. El Mayor ingreso en ese ejercicio fueron las donaciones de particulares, 1,7 millones y la venta de merchandising, 1,1 millones de euros.

Una maquinaria bien engrasada

El poder de movilización “desde la base” que tienen estas organizaciones, cada una en su especialidad, es inmenso, mayor que el de los partidos políticos, según sus críticos, y en cualquier caso los partidos independentistas y las “entidades cívicas” como Òmnium Cultural y ANC funcionan en perfecta simbiosis.

Sin embargo su opacidad y su asombrosa capacidad de movilización hace que muchos sectores contra la independencia critiquen duramente a las dos organizaciones. El líder del Partido Popular en Cataluña Xavier García Albiol decía recientemente que son ANC y Òmnium quienes marcan el ritmo a las instituciones democráticas de Cataluña y no al revés.

Aunque son calificadas a menudo como “el músculo” o “la locomotora” de la independencia catalana muchos comienzan a preguntarse si no son también el cerebro y el maquinista.