Última hora

Trudeau, entre EEUU y México para tratar de salvar el Tratado de Libre Comercio

Leyendo ahora:

Trudeau, entre EEUU y México para tratar de salvar el Tratado de Libre Comercio

Tamaño de texto Aa Aa

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en plena renegociación, ha sido el tema central de la reunión mantenida por Donald Trump y Justin Trudeau en la Casa Blanca. Mientras el presidente estadounidense insiste en que finiquitará el acuerdo si no lo considera favorable para su país y lo sustituirá por pactos bilaterales, el primer ministro canadiense se bate para mantenerlo a flote.

No obstante, como Trudeau señaló después de la reunión, están preparados para hacer frente a lo que decida la imprevisible administración Trump. “Creo que los canadienses son conscientes de que el Gobierno estadounidense y el presidente Trump toman decisiones sorprendentes de vez en cuando (…) Yo continúo creyendo en este acuerdo. Creo que un continente que trabaja unido de forma complementaria es mejor para nuestros ciudadanos, para el crecimiento económico y para poder competir en la economía global. Dicho esto, estamos listos para lo que sea”.

Después de tantear la postura de Trump, Trudeau se va a reunir este jueves con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto. Su Gobierno dice estar dispuesto a decir ‘no’ a las condiciones de Washington.

“Lo que no podemos perder es que un tratado de libre comercio deje de ser de libre comercio. Si se trata de introducir comercio administrado, restricciones, aranceles, barreras… Eso desvirtúa la naturaleza del acuerdo y eso no es lo que conviene a México. Tenemos que estar preparados por tanto a decir que ‘no’”, ha declarado en el Senado el ministro mexicano de Exteriores, Luis Videgaray.

Las dudas sobre el futuro de este acuerdo económico, firmado en 1994 por Estados Unidos, Canadá y México, han ido creciendo en las últimas semanas ante las exigencias de Washington. Entre ellas, la cláusula “sunset”, que obligaría a revisar el tratado cada cinco años y lo dejaría en suspenso tan pronto como uno de sus miembros decidiera bajarse del barco. Una inseguridad jurídica terrible para los negocios. Por eso, empresarios mexicanos y estadounidenses reunidos en Washington han coincidido en que prefieren que no haya acuerdo a cerrar un mal acuerdo.