Última hora

Cómo los impuestos subvencionan la contaminación diésel en Europa

Los países de la UE pagaron 21.000 millones de euros en subvenciones para el gasóleo, a pesar de que los gases de escape de este combustible son cancerígenos.

Leyendo ahora:

Cómo los impuestos subvencionan la contaminación diésel en Europa

Tamaño de texto Aa Aa

Los países europeos están alimentando los mortales problemas de contaminación atmosférica del continente al continuar inyectando miles de millones de euros en subsidiar el diésel.

España, Alemania, Francia y otros ocho estados de la UE gastaron 21.000 millones de euros al año en exenciones fiscales para los combustibles fósiles, según un nuevo informe del instituto de investigación Overseas Developement.

Los gases de escape de los motores diésel fueron identificados como un importante riesgo de cáncer por la Organización Mundial de la Salud en 2012.

En el mismo año se estimó que el óxido de nitrógeno, liberado en gran parte por los vehículos diésel, provocó 75.000 muertes prematuras en Europa.

Pero, como los vehículos diésel representan casi la mitad de todos los coches vendidos en Europa el año pasado, los gobiernos continúan subvencionando el combustible, principalmente en forma de reducción del impuesto sobre el combustible.

“Los gobiernos de toda la UE han estado apoyando a los vehículos diésel a pesar de la abrumadora evidencia de su perjudicial impacto en la salud de las personas”, dijo a Euronews un portavoz de Client Earth, una ONG que trabaja para mejorar el medio ambiente. “Como resultado, siete de cada diez vehículos diésel del mundo se venden en Europa y sus ciudades enfrentan problemas alarmantes de contaminación del aire”.

“Los gobiernos de la UE tienen el deber moral y legal de invertir esta tendencia. Deben poner fin a los enormes incentivos financieros que ayudan a mantener a flote la industria del diésel y trabajar para asegurar que la gente esté respirando aire limpio lo más pronto posible”.

El informe señala que Alemania (18.100 millones de euros), Reino Unido (9.400 millones de euros), Italia (8.700mn de euros) y Francia (7.100mn de euros) fueron los peores de los 11 países investigados en la Unión Europea en lo que se refiere a los subsidios a combustibles fósiles en el sector del transporte.

La subvención al diésel ha llevado a que este combustible sea únicamente popular en Europa en comparación con el resto del mundo, según la organización no gubernamental Transporte and Environment (Transporte y Medio Ambiente).

Esta ONG dice que en 2014 los automovilistas pagaron 0,14 euros al litro más en impuestos a la gasolina que al diésel.

“La crisis de la contaminación atmosférica en las ciudades de Europa y el reciente escándalo de las emisiones de diésel han generado una mayor presión para que los gobiernos actúen, pero nuestro análisis muestra que los países europeos están proporcionando enormes subsidios al sector del transporte”, dijo Shelagh Whitley, jefa del departamento de Clima y Energía en el instituto Overseas Developement, y coautora del informe.

“Este estudio muestra cómo los gobiernos de Europa y la UE continúan subvencionando y financiando la dependencia del petróleo, el gas y el carbón, alimentando el peligroso cambio climático y la contaminación del aire con el dinero de los contribuyentes”.

Sin embargo, hay algunos motivos de optimismo para un cambio hacia combustibles más respetuosos con el medio ambiente.

Los Países Bajos eliminaron diferentes tipos impositivos para el gasóleo en 2013. Francia, por su parte, buscará reducir la brecha entre los subsidios a la gasolina y al gasóleo.

A principios de este año, tanto Francia como el Reino Unido anunciaron planes para prohibir nuevos vehículos y furgonetas de motor diésel a partir de 2040.