Última hora

Última hora

El alcalde de la vida nocturna de Ámsterdam

Leyendo ahora:

El alcalde de la vida nocturna de Ámsterdam

Tamaño de texto Aa Aa

El ruido y los problemas logísticos son algunas de las dificultades a las que habitualmente se enfrenta la vida nocturna de las ciudades. Pero no detendrán la diversión en Ámsterdam, ciudad que se prepara para ser anfitriona de la edición 2017 del Ámsterdam Dance Event, una de las fiestas más grandes del mundo.

Mirik Milan no niega la importancia de la seguridad y de los asuntos logísticos. Simplemente no los ve como un obstáculo para su visión de una vida nocturna grande y dinámica, libre de los horarios de funcionamiento regulados y de las costosas restricciones de los recintos de ocio.

En el año 2014 trabajó con el Ámsterdam Dance Event para negociar la extensión de los horarios de funcionamiento de todos los 150 locales que serían parte del festival, lo cual le llevó a un descubrimiento interesante: “El horario de apertura extendido no significaba un esfuerzo mayor que el de un sábado por la noche habitual para los servicios de emergencias y la policía” comenta Milan. “Esto prueba que los asistentes a un gran evento tienen tendencia a comportarse mejor que las personas que simplemente salen a la ciudad y la usan como sede de sus despedidas de soltero”.

El control del ruido, las multitudes borrachas y los problemas residenciales son los grandes desafíos de la industria de la vida nocturna.

Debido a estos problemas muchas ciudades alrededor de Europa han perdido locales míticos, han reducido su cultura nocturna, con repercusiones en las industrias creativas.

Es en esta lucha entre una vida nocturna animada y las restricciones de las autoridades es donde Milan intenta mediar, como un negociador, a medio camino entre el político y el lobista de la vida nocturna.

Desde el 2012, Milan ha sido Alcalde de la Noche de Ámsterdam (Nachtburgermeester) una organización sin ánimo de lucro fundada por ambos, las autoridades de la ciudad y los encargados de la economía nocturna.

Milan, autoproclamado “Rebelde de traje”, es una figura estratégica a la hora de asegurar la colaboración entre las autoridades municipales y el sector nocturno. Hace algunos años asumió un estatus similar al de una celebridad, como consejero encargado de la economía nocturna, y su rol ahora se ha expandido a la evangelización de las políticas de vida nocturna alrededor del mundo, aunque sigue encargándose de asegurar una próspera cultura nocturna en su ciudad.

Hoy en día, Milan se encuentra trabajando en conjunto con el ayuntamiento de Ámsterdam y con los organizadores del Ámsterdam Dance Event, preparando uno de los más grandes e importantes festivales nocturnos de la ciudad.

Lo que comenzó como una noche de fiesta y música entre tres de los recintos más famosos de Ámsterdam en el año 1995, ha evolucionado hacia una conferencia y fiesta de cinco días que atrae a más de 5.000 profesionales, 90.000 visitantes internacionales y con un total de 375.000 asistentes en la capital holandesa. “Mi rol es el de intermediario” dice Milan, “Yo aconsejo a la ciudad en todo lo relacionado con los asuntos de seguridad y aconsejo a los clubs acerca de las reglas para que todo funcione de una manera perfecta”.

El tipo de políticas que aconseja incluyen que los clubs nocturnos mantengan a un empleado en la calle durante todo el tiempo que dure el evento para mantener la seguridad cuando el público entra y sale.
También establecer una manera más práctica y liberal de abordar y controlar el uso de drogas. Aun cuando el uso de drogas duras como el éxtasis está prohibido, es de esperar que éstas sean consumidas. “Durante el ADE, y el resto del año, cuando se organiza un evento de música electrónica siempre hay que prever paramédicos especializados, controlar la temperatura del local y disponer de áreas de descanso para que las personas puedan relajarse” explica Milan. “Los Holandeses tienen una vista abierta y pragmática acerca de estos temas. El gobierno tiene bajo control este tipo de asuntos”.

El alcalde de la noche es un rol colaborativo, no funciona solo en Ámsterdam, es una plataforma global. Milan ha trabajado con el alcalde de Londres Sadiq Khan en el nombramiento de Amy Lamé, zar de la noche de Londres.

La influencia de Milan ha traspasado las fronteras de Europa y ahora trabaja en Nueva York y Sydney, dos ciudades en las que la vida nocturna ha sido drásticamente restringida debido a estrictas medidas legales.

En el ADE, Milan será moderador de un panel internacional, y analizará como las diferencias políticas y sociales determinan el cómo las ciudades pueden abordar y resolver respectivamente sus problemas relacionados a la vida nocturna.

“En realidad creo que la vida nocturna ayuda a crear ciudades con mayor diversidad cultural y con una sociedad más inclusiva” dice Milan. “Los políticos necesitan ver la importancia de esto y apoyarlo. Por supuesto que es necesario tomar medidas drásticas con respecto a los inconvenientes, pero también es muy necesario resaltar las ventajas”.

El Ámsterdam Dance Event se realizará del 18 al 22 de octubre.

Charis McGowan para euronews