Última hora

Última hora

Ars Electronica: el museo del futuro

Bienvenidos al misterioso mundo del arte electrónico.

Leyendo ahora:

Ars Electronica: el museo del futuro

Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenidos al misterioso mundo del arte electrónico. El festival “Ars Electronica” en Linz, Austria, recibe cada año a artistas y científicos destacados relacionados con el futuro de nuestra sociedad y del mundo. Este “Museo del futuro” nos proporciona una visión genérica del fascinante mundo de la tecnología digital y de la tecnología de la información. Este evento ya popular en todo el globo, se celebra cada otoño desde el año 1979. Si no han podido acudir a la edición del 2017, echen un vistazo con nosotros.

En la tercera edición de la serie Light Barrier (barrera de la luz), un equipo de artistas coreanos y británicos creó hologramas en la niebla, estructuras tridimensionales conformadas únicamente por la luz. El proyecto ganador del premio de este año engloba de manera abstracta el ciclo de la vida, desde el nacimiento a la muerte y la resurrección.

Esta artista surcoreana nos vuelve a llevar al vientre materno. A través de pequeños altavoces conectados al cuerpo, hizo audibles los sonidos del entorno de una manera que se acerca a lo que oye un bebé desde el vientre de su madre.

Otras veces, sin embargo, es la máquina la que aprende de los seres humanos. Este órgano es como un loro, intenta repetir los sonidos y frases que su maestro humano le enseña.

Gerfried Stocker, Director Artístico de Ars Electronica: “El arte nos hace pensar más allá de nuestros límites, nos hace cuestionarnos lo que la industria nos dice, nos hace preguntarnos si esto es todo lo que podemos hacer con la tecnología o si podemos hacer otras cosas. La tarea del arte no es explicarnos la tecnología, pero tener cierta capacidad artística nos ayuda a entender la importancia y las consecuencias de la tecnología. Y quizá nos ayuda a confiar más en nosotros mismos, en la manera en que enfocamos estos desarrollos tecnológicos.”

Esto nos recuerda que los robots a veces son un peligro para la sociedad y el mundo, como ocurre en la saga de películas Terminator. Pero también hay robots como este: con movimientos lentos creados a través de cuerdas que atraviesan la sala, nos recuerda que de vez en cuando no se hace nada.

El festival Ars Electronica tradicionalmente ocupa varios espacios de la ciudad de Linz. Uno de los más impresionantes es la Mariendom, la enorme catedral situada en el centro de la ciudad. Este año organizó una exhibición de luz envolvente, video, arte y drones creada por dos artistas taiwaneses. Con imágenes de su espectáculo, L‘Enfant“ nos despedimos y esperamos verles en el festival del año que viene, que seguirá mostrándonos el futuro de nuestro mundo y nuestra sociedad a través del arte del presente.