Última hora

Última hora

El presidente catalán, Carles Puigdemont, sopesa intervenir en persona en el Senado

El Parlament fija el jueves la fecha del pleno para debatir la respuesta al artículo 155

Leyendo ahora:

El presidente catalán, Carles Puigdemont, sopesa intervenir en persona en el Senado

Tamaño de texto Aa Aa

El Gobierno español considera que las autoridades de Cataluña aún pueden impedir que el Ejecutivo central asuma sus competencias si renuncian al proceso secesionista, mientras el presidente autonómico, Carles Puigdemont, se plantea replicar esas medidas en el Senado, que las ratificará este viernes.

La posibilidad de que Puigdemont asista a la Cámara Alta para expresar su posición se abrió paso hoy, aunque hay problemas para ajustar las agendas del Senado y del presidente catalán.

El Gobierno de Mariano Rajoy aprobó el pasado sábado cesar a todo el Gabinete regional de Cataluña, así como limitar las competencias del Parlamento autonómico y convocar elecciones antes de seis meses, ante la amenaza de secesión de esa región española, medidas que deben ser ratificadas por el Senado el viernes 27. “Se podrían cambiar las medidas que el Gobierno ha solicitado a la vista de los cambios que se pudieran producir en las circunstancias actuales”, declaró hoy a la prensa el ministro de Justicia, Rafael Catalá. Ante la posibilidad de que el presidente catalán pueda comparecer en el Senado antes de que vote esas medidas, la vicepresidenta del Ejecutivo español, Soraya Sáenz de Santamaría, resaltó este lunes que el Gobierno catalán tiene una posibilidad: “ir al Senado y hacer las alegaciones oportunas”.

El presidente catalán está sopesando comparecer en la Cámara Alta para expresar su rechazo a la aplicación de las medidas del Ejecutivo central, según reconoció la coordinadora general de su partido (PDeCAT), Marta Pascal.

Mientras, el Parlament abordará la respuesta al artículo 155 este jueves. Así lo ha decidido la Mesa de la Cámara catalana que vislumbra la posibilidad de que Carles Puigdemont proclame entonces la independencia de Cataluña. El Gobierno español espera a la respuesta de Puigdemont para hacer valer la Constitución y tomar el control de las competencias de la autonomía. Entretanto, la convocatoria de unas elecciones anticipadas no parece factible. Así lo ha dejado claro el portavoz y conseller de la Presidencia, Jordi Turull, quien ha asegurado que la posibilidad de llamar a las urnas ni siquiera está sobre la mesa.

Si la situación no cambia, este viernes el Senado español aprobará la aplicación del artículo 155 según el modelo acordado por el Ejecutivo. Su plan contempla, entre otras medidas, el cese de Puigdemont y de todo su equipo y la convocatoria de elecciones en un plazo máximo de seis meses. El gabinete jurídico de la Generalitat estudia presentar recursos ante los tribunales españoles y ante la justicia europea.

Al parecer, unas nuevas elecciones no cambiaráin mucho el escenario político en Cataluña. Un sondeo del Periódico de Cataluña, da a los independentistas el 47,9 por ciento de los sufragios, solo una décima más que en la actualidad. Esquerra seguiría en cabeza pero perdería terreno ante el avance del PDeCat y de la CUP.