Última hora

Última hora

Rusia, las elecciones de EEUU y las compañías tecnológicas: ¿Qué sabemos hasta ahora?

Lo que Facebook, Twitter y Google han revelado sobre el alcance de la injerencia rusa en las elecciones de EEUU.

Leyendo ahora:

Rusia, las elecciones de EEUU y las compañías tecnológicas: ¿Qué sabemos hasta ahora?

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado lunes 30 de octubre, la investigación de Robert Mueller sobre la injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016 dio un giro dramático con la acusación contra Paul Manafort, ex gerente de campaña de Donald Trump, y un asociado comercial cercano. El drama se incrementó con la revelación de que George Papadopoulos, otro de los asesores de campaña del presidente, se había declarado culpable de mentir a los agentes del FBI sobre sus contactos con Rusia.

El martes y el miércoles le ha tocado a las principales compañías tecnológicas del mundo revelar lo que sabían sobre los presuntos intentos de Rusia de influir en las elecciones a través de sus plataformas.

Los representantes de Facebook, Twitter y Google comparecerán en primer lugar ante un comité judicial del Senado, seguido de audiencias públicas el miércoles frente a los comités de inteligencia del Senado y la Cámara.

Los detalles del testimonio de Facebook se han publicado extraoficialmente antes de las audiencias. Junto con el lento goteo de información surgido desde el comienzo del año, una imagen más concreta está empezando a conocerse sobre los supuestos esfuerzos de Rusia para influir en los votantes antes y después de las elecciones.

Esto es lo que sabemos hasta ahora

  • Facebook dijo que 80,000 publicaciones fueron creadas por 120 cuentas falsas vinculadas a Rusia entre junio de 2015 y agosto de 2017. Estos mensajes fueron recibidos por 29 millones de estadounidenses directamente, pero la amplificación que permite esta red social significa que el contenido potencialmente alcanzó una audiencia de 126 millones de estadounidenses, alrededor de la mitad de la población estadounidense elegible para votar.

Además, Facebook afirma haber eliminado 170 cuentas de Instagram que fueron responsables de 120,000 piezas de contenido. Al igual que con las publicaciones de Facebook, el contenido de Instagram se centró en mensajes políticos y sociales altamente polémicos durante la campaña electoral.

En septiembre, la compañía de Mark Zuckerberg reveló que una organización con sede en Rusia, que se cree era la Agencia de Investigación de Internet, compró anuncios por valor de 100.000 dólares destinados a difundir mensajes sobre temas controvertidos como la inmigración y la raza. Los anuncios se publicaron entre junio de 2015 y mayo de 2017 y fueron promocionados desde 470 cuentas falsas. La compañía de tecnología estima que hasta 10 millones de personas vieron los anuncios.

  • Twitter ha localizado y suspendido 2.752 cuentas vinculadas a una fuente rusa, un gran cambio desde las 200 cuentas que denunció inicialmente en septiembre. Estas publicaron 131,000 tuits entre septiembre y noviembre de 2016. Reuters cita a una fuente que dice que el rastreo de las cuentas llevaba a la Agencia de Investigación de Internet de Rusia. Se alega que la compañía con sede en San Petersburgo participa en operaciones de injerencia en nombre del Gobierno ruso, y también se cree que está detrás de gran parte de la actividad denunciada en Facebook.

A principios de octubre, Twitter prohibió a los medios de comunicación rusos Sputnik y Russia Today comprar publicidad en la plataforma, por temor a que interfirieran en las elecciones de 2016.

Twitter estima que se enviaron un total de 1,4 millones de tuits automáticos procedentes de bots o robots informáticos centrados en las elecciones.

  • Antes de las audiencias del comité, Google reveló que 1,000 videos políticos fueron cargados en YouTube durante las elecciones, actividad que dicen llevó a cabo la Agencia de Investigación de Internet.

Durante el período electoral, Google también descubrió que se habían comprado anuncios políticos vinculados a Rusia con un valor total de 4.700 dólares.

  • El gobierno ruso ha negado reiteradamente inmiscuirse en las elecciones, refutando las afirmaciones de que usó plataformas y servicios tecnológicos para ejercer influencia y difundir propaganda en un esfuerzo por inclinar el resultado de las elecciones a favor de Donald Trump.