Última hora

Última hora

Tumultuosa rueda de prensa de Puigdemont en Bruselas

Leyendo ahora:

Tumultuosa rueda de prensa de Puigdemont en Bruselas

Tamaño de texto Aa Aa

La sala de prensa estaba llena a rebosar de periodistas. Pero el presidente cesado Carles Puigdemont tan sólo aceptó un puñado de preguntas. La mayoría de medios internacionales, una de un medio catalán y ninguna de la prensa española. Lo que sorprendió a algunos corresponsales. “Resulta desagradable reivindicar la libertad de expresión y al mismo tiempo no dar la posibilidad de formular una pregunta a la prensa española. Me ha sorprendido”, dice Jurek Kuczkiewicz, periodista belga de “Le Soir”.

Para muchos de los periodistas presentes en la sala, este gesto, pero sobretodo la decisión de Puigdemont de permancer en Bélgica, responde a su voluntad de internacionalizar el conflicto catalán. “A pesar de los noes recibidos de las instituciones europeas, ellos mantienen que van a quedarse aqui, al menos el “President”, hasta que tenga garantías, lo que implica que el Gobierno espanol tendrá quizás que mover ficha para conseguir su extradición”, explica Griselda Pastor de la “Cadena SER”.

En el exterior del edificio donde se celebraba la rueda de prensa, se fueron concentrando manifestantes de diferentes tendencias. Y entre ellos los flamencos ultra-nacionalistas del Vlaams Velang que ven en esta crisis una posibilidad de desestabilizar el gobierno belga. “Puede crear un problema al gobierno porque uno de los partidos que lo integran, la N-VA, había dicho que reconocería la independencia de Cataluña. Ya es hora de que dejen de hablar y pasen a los actos”, afirma Tom Van Grieken, líder de la formación. Pero en Bélgica la mayoría piensa que no lo harán porque significaría perder la gran cuota de poder que ostentan en el gobierno.

Al término de la rueda de prensa había un cierto desconcierto ante lo que algunos llamaban “contradicciones” y otros “ambigüedad calculada”, con Carles Puigdemont diciendo que no ha pedido asilo político, pero que se queda en Bélgica, y también declarando que no acepta su cese, pero sí las elecciones.