Última hora

Última hora

Lo que sabemos hasta ahora del tiroteo en Texas

Leyendo ahora:

Lo que sabemos hasta ahora del tiroteo en Texas

Lo que sabemos hasta ahora del tiroteo en Texas
Tamaño de texto Aa Aa

Estados Unidos ha vuelto a revivir el horror de una matanza a manos de un tirador solitario a escasas semanas del tiroteo de Las Vegas que dejó un balance de 58 víctimas mortales. En esta ocasión, el lugar escogido por el autor del tiroteo ha sido la iglesia bautista de Sutherland Springs. Estos son los datos de la tragedia que conocemos hasta ahora.

¿Cómo se desarrolló la masacre?

Los feligreses estaban reunidos en un servicio dominical matutino en la iglesia bautista First Baptist Church en la localidad de Sutherland Springs, Texas.

Un hombre armado, con chaleco antibalas y equipo militar negro, se acercó al templo de color blanco alrededor de las 11.20 a. m. hora local.

En un primer momento, abrió fuego con un arma de asalto fuera de la iglesia antes de continuar en el interior.

“Estaba en el porche, escuché 10 rondas y entonces mis oídos empezaron a sonar”, dijo un residente cercano, testigo del tiroteo. “Me tiré a la cubierta y me quedé ahí tumbado “.

Otro residente local disparó al hombre armado mientras escapaba de la iglesia, pero logró huir en un vehículo.

Más tarde, el coche fue encontrado estrellado en la frontera de un condado vecino. El sospechoso fue encontrado muerto en su interior, pero no está claro quién lo mató.

¿Cuál es el número de muertos?

Al menos 26 personas murieron en la masacre y otras 20 resultaron heridas. Es el peor tiroteo masivo en la historia de Texas.

Las víctimas tienen entre cinco y 72 años de edad, según las autoridades, e incluyen a la hija de 14 años del pastor de la iglesia.

¿Qué sabemos del sospechoso?

El tirador ha sido identificado por las fuerzas de seguridad como Devin Patrick Kelley, un joven de 26 años procedente de una ciudad en la periferia de San Antonio, situada a unos 56 kilómetros del lugar del tiroteo.

La Fuerza Aérea de Estados Unidos dijo que Kelley sirvió en su unidad de preparación logística en la Base Aérea Holloman de Nuevo México desde 2010 hasta su despido.

Kelley fue juzgado en la corte marcial en 2012 por cargos de agresión a su esposa e hijo, por lo que fue condenado a una baja por mala conducta, confinamiento por 12 meses y a una reducción en su rango, dijo la portavoz de la Fuerza Aérea Ann Stefanek.

La página de Facebook de Kelley ha sido borrada, pero las fotos guardadas en caché muestran una foto de perfil donde aparece con dos niños pequeños. También publicó una foto de lo que parecía ser un rifle de asalto, junto con una frase en la que decía:“Es una perra mala”.

La localización

La pequeña localidad de Sutherland Springs, a unos 40 km al sureste de San Antonio, Texas, alberga a unos pocos cientos de personas. La iglesia bautista está en el centro de la comunidad y recibe varias docenas de fieles todos los domingos por la mañana.

La iglesia publica videos de sus servicios en YouTube.

Las reacciones

El presidente Donald Trump, que se encontraba en la primera etapa de una gira por Asia, dijo en un Twitter que estaba siguiendo las informaciones de la masacre: “Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y la policía están en la escena del crimen. Estoy monitoreando la situación desde Japón.”


“Nuestros corazones están rotos, pero en tiempos duros como estos los estadounidenses hacemos lo que mejor sabemos hacer: nos unimos”, ha dicho Trump, refiriéndose al tiroteo, en una rueda de prensa conjunta con el presidente de Japón Shinzo Abe.


El gobernador de Texas Greg Abbott emitió esta declaración mientras la noticia seguía apareciendo:“Mientras que los detalles de este acto horroroso todavía están bajo investigación, Cecilia y yo queremos enviar nuestros pensamientos y oraciones más sinceras a todos aquellos que han sido afectados por este acto malvado. Quiero agradecer a la policía por su respuesta y pedir que todos los tejanos oren por la comunidad de Sutherland Springs durante este tiempo de luto y pérdida”.

El senador de Connecticut Richard Blumenthal urgió a los políticos a responder “o ser cómplices” en la tragedia.