Última hora

Última hora

Los niños rohinyás víctima de los traficantes de menores

Leyendo ahora:

Los niños rohinyás víctima de los traficantes de menores

Los niños rohinyás víctima de los traficantes de menores
Tamaño de texto Aa Aa

Los más pequeños de los huídos de Myanmar perseguidos por el ejército sufren una doble amenaza.

En un campamento de Bangladesh, en Kutupalong, un refugiado rohinyá, Nazir Ahmed, pone freno a los traficantes buscando a los padres de los niños perdidos con un micrófono y un altavoz.

Otro refugiado que busca a su hijo, Mohamed Khan, ahora cuida a un niño perdido: “Afortunadamente, es posible encontrar a sus padres, si aparecen me lo dirán. Pero si no los encuentran me haré cargo de él toda su vida”.
A veces en medio de la enorme aglomeración del campo de refugiados, el encuentro es posible y el niño vuelve a su familia.

Son mil ochocientos niños los que han podido encontrar a sus padres en medio del caos de una huída masiva, con el ejército birmano expulsándoles de sus pueblos y quemándolos y pisándoles los talones hasta que salen de Myanmar.

El responsable de Unicef en el terreno, Jean Lieby, sabe del acecho de redes organizadas para secuestrar menores: “Este es un riesgo mayor desde el momento en que entramos en este tipo de tráfico como puede ser el trabajo doméstico para niñas menores en las grandes ciudades”.

Seis de cada diez de los 600.000 refugiados birmanos en los campamentos de Bangladesh son niños. Ahora los traficantes buscan preferentemente niñas para que trabajen gratis como limpiadoras en grandes ciudades.