Última hora

Última hora

Desde Rusia con humor e irritación: respuestas de Moscú a las acusaciones de injerencia en Cataluña

Leyendo ahora:

Desde Rusia con humor e irritación: respuestas de Moscú a las acusaciones de injerencia en Cataluña

Tamaño de texto Aa Aa

A pesar de la cautela que ha mostrado el Gobierno español a la hora de denunciar la influencia rusa en la crisis abierta por el desafío independentista en Cataluña, el Gobierno ruso ha rechazado con dureza las insinuaciones.

El ministro de Exteriores Serguéi Lavrov ha calificado de “histeria” las acusaciones del Gobierno español sobre la presunta injerencia rusa en la crisis por la independencia catalana y las atribuye a problemas internos españoles. “Quizás esto se explique porque en las capitales de los países de donde llegan esas acusaciones, sea Madrid, sea Londres, no tienen resueltos plenamente sus problemas internos”, dijo Lavrov en rueda de prensa. Añadió que “seguramente esa histeria sensacionalista la montan para distraer la atención de sus electores de la incapacidad de resolver esos problemas internos”.

Ayer Theresa May acusó a Rusia de entrometerse en las elecciones de otros países

También se ha pronunciado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, quien señaló que no existen pruebas. “Ni las autoridades españolas, ni la OTAN, ni los medios han presentado ningún argumento que merezca atención a favor de esas acusaciones, por eso consideramos infundadas estas afirmaciones que parecen ser la continuación de la misma histeria que actualmente existe en EEUU y algunos otros países”, dijo Peskov a los periodistas.

Las acusaciones de Dastis y Rajoy

El Gobierno español ha intentado mostrar cautela en sus acusaciones hacia Moscú destacando no tener pruebas “formales” de que el Gobierno ruso esté detrás de la presunta injerencia en la crisis de Cataluña, pero se toman en serio la campaña de propaganda proveniente de Rusia, hasta el punto de haber informado de ello al Consejo de Ministros de Exteriores de la UE “sabemos que este tráfico viene de redes que tienen su punto de propagación en Rusia” comentó el ministro de Exteriores español Alfonso Dastis.


El presidente del Gobierno Mariano Rajoy también precisó que no apuntaba al Gobierno ruso sino al territorio ruso al denunciar la diseminación de noticias falsas por parte de “robots” (cuentas automáticas) en las redes sociales.

La cuestión también se ha tratado en la sesión de control al Gobierno este miércoles en el Congreso de los Diputados. A preguntas del líder de Ciudadanos Albert Rivera, Rajoy ha respondido que “confíe” en la legalidad española de cara a las elecciones anticipadas en Cataluña.

Las pruebas de la injerencia rusa

Por el momento el Gobierno español no ha aportado datos más allá de alusiones a un aumento de “mensajes e intervenciones que se han producido a través de las redes sociales vienen del territorio ruso”, según dijo el ministro de Defensa, apuntando también a internautas (o robots) de Venezuela.

Un informe del Real Instituto Elcano apunta a la diseminación de mensajes falsos en las redes sociales y la propuesta de “un punto de vista alternativo” sobre la crisis en los medios del Kremlin en español, Russia Today y Sputnik.

Otra de las fuentes citadas más a menudo es el estudio de Javier Lesaca citado por el diario El País que analizó la procedencia y contenido de cinco millones de mensajes de las redes sociales.

El diario El País ha sido uno de los primeros y más insistentes en las denuncias de estos presuntos ataques rusos.

Medios de comunicación españoles también han apuntado a la implicación de Julian Assange y Edward Snowden como posibles indicios del interés de Rusia en la crisis catalana.

El diario electrónico Business Insider también reportaba un estudio de “Digital Forensic Lab” y la plataforma Hamilton 68 para señalar el creciente interés de los medios rusos por el desafío catalán y la concordancia con el interés de Assange.

Recientemente Assange tuiteó que su interés por Cataluña se debe a las políticas “represivas” utilizadas por Madrid que, en su opinión son semejantes a la persecución sufrida por WikiLeaks.


Otro indicio relacionado con “la maquinaria rusa”, según El País, es que el empresario Orio Soler, considerado uno de los “cerebros” del proceso independentista vistió a Assange.

El empresario aseguró que la visita no está relacionada con el independentismo sino con un nuevo proyecto editorial.

Es difícil considerar como una “campaña de propaganda” la pequeña manifestación en el consulado español en Moscú organizada por el líder nacionalista ruso Vladímir Jirinovski, gran amante de las polémicas


Desde Rusia con humor e irritación

En Rusia se toman con una mezcla de humor e irritación las múltiples acusaciones.

El embajador ruso en España ha tachado de aberración las acusaciones calificando de “populistas” a los medios que han publicado esas informaciones.

Además la Embajada en Madrid se permitió publicar una cita del Quijote sobre la polémica

Entrevistado por euronews, el profesor Igor Kovalev de la Escuela Rusa de Economía también coincidía con el Kremlin en que la pista rusa en las elecciones de países occidentales es “histérica”. Es “una obsesión, una fobia, yo diría”. Añade que no está nada claro qué beneficio sacaría Rusia influyendo en el referéndum catalán “no lo necesita”.

El profesor señala que el Gobierno español tiene interés en mantener una buena relación con Rusia y que las acusaciones de Madrid solo se basan en las publicaciones de medios de comunicación.

Hasta ahora los medios rusos no habían tratado apenas estas acusaciones. En los últimos días sí se han publicado algunas noticias, comenzando por el servicio ruso de euronews, y seguramente habrá otras informaciones después de las categóricas afirmaciones de Serguéi Lavrov y del portavoz del Kremlin.

La cadena Russia Today ha publicado un video humorístico sobre las acusaciones.