Última hora

Última hora

Esclavitud y torturas en los centros de refugiados de Libia

Leyendo ahora:

Esclavitud y torturas en los centros de refugiados de Libia

Esclavitud y torturas en los centros de refugiados de Libia
Tamaño de texto Aa Aa

Empeoran las condiciones en los centros de detención libios para inmigrantes. Juanto a la denuncia de redes que subastan como esclavos a los refugiados jovenes la Alta Comisiónada para los Derechos Humanos de la ONU consideró las condiciones de los centros de detención de Libia como “horrorosas.

La semana pasada, el viceministro de Asuntos Exteriores, Mario Giro, dijo a euronews que Italia quiere enviar a Ngo a trabajar en
Campamentos de detención de migrantes libios agregan que esto podría ser un “elemento de disuasión” (para reducir estas violencias).

El doctor Pietro Bartolo lleva veinte años dando atención médica de urgencia a los refugiados que llegan a la isla italiana de Lampedusa. Acumula un catálogo de horrores. En sus declaraciones a Lilia Rotoloni explica que ha visto más sufrimiento y muerte a lo largo de su carrera de los que ningún hombre debería tener que presenciar.

Director del pequeño hospital de la isla italiana de Lampedusa, ginecólogo, 59 años, lleva más veinte años dirigiendo las urgencias que reciben a los refugiados cuando llegan desde Africa.

“Creo que el acuerdo entre Italia y Libia es peor aún que el que hay entre Europa y Turquía porque en Turquía se han creado campos de refugiados. Por el contrario, después de este acuerdo en Libia lo que hay son campos de concentración. Allí se tortura, se maltrata, se viola a las mujeres, se cometen violencias inconcebibles. Tratamos algunos casos de refuguados que han sido desollados, despellejados y despellejados.
No les daban de comer hasta la inanición, llegaron piel y hueso. Hacen eso para reducirlos.

“En Libia, especialmente a los negros no les consideran seres humanos, los tienen por seres inferiores con los que pueden hacer lo que quieran. Hemos visto signos de torturas, disparos, descargas eléctricas, quemaduras, latigazos, desollamiento ….
Son malos tratos, brutales, inaceptables. Europa debería mostrar indignación, tomar medidas serias, tomar medidas directas, no rechazos formales”.

“Cuando oigo a esa gente que dice orgullosa “este año tuvimos un 40% menos de refugiados” ¿no piensan qué le ha pasado a ese 40% de menos, debemos sentirnos orgullosos ? No, no tenemos que estar orgullosos, ni Europa puede estar orgullosa. Europa tiene una gran responsabilidad y no puede dejar de solas a Italia, Grecia o Malta.

“En un mural en Lampedusa, escribimos “hay que proteger a la gente, no a las fronteras”. Las fronteras no existen, las creamos creamos.
Somos ciudadanos del mundo, todos tenemos derecho a una vida digna”.