Última hora

Última hora

El partido de Mugabe le destituye como líder de la formación

Leyendo ahora:

El partido de Mugabe le destituye como líder de la formación

Tamaño de texto Aa Aa

Robert Mugabe ha perdido uno de los pocos apoyos que aún mantenía en la cúpula del poder en Zimbabue. El ZANU-PF, el partido del hombre que ha dirigido con mano de hierro el país desde hace cuatro casi décadas, ha acordado este domingo destituirle como número uno de la formación y le ha sustituido por quien se perfila como el nuevo hombre fuerte de Zimbabue: el exvicepresidente Emmerson Mnangagwa. La Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico también ha acordado expulsar a la esposa del mandatario, Grace Mugabe.

Robert Mugabe, que tiene 93 años y está retenido desde el pasado martes en el Palacio Presidencial, se había reunido este domingo con los jefes del Ejército, que están tratando de negociar su renuncia voluntaria al poder. El primer encuentro entre el Jefe de Estado y los militares se produjo el pasado jueves. A pesar de que tras la primera ronda de negociaciones hubo progresos, según el Ejército, Mugabe se niega por el momento a abandonar el cargo que ocupa desde 1980.

A los militares se unieron en primer lugar las juventudes de la formación gubernamental, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico, exigiendo su dimisión y la expulsión de Grace Mugabe de la formación.

Mientras, en las calles, la gente espera impaciente el cambio.

“Llevamos sufriendo mucho tiempo por la opresión y el miedo a Mugabe. Mugabe debe irse y los corruptos y los policías que han estado robándole a la gente. Espero que el nuevo gobierno se ocupe de todas estas personas para que los demás podamos vivir en un Zimbabue mejor”, dice un joven.

“La gente está muy contenta porque se va a producir un cambio. Estamos con los que han abierto este proceso. Zimbabue nunca volverá a ser igual”, asegura otro.

El sábado miles de personas participaron en las marchas que se celebraron pidiendo la dimisión de Mugabe en las principales ciudades del país como la capital, Harare.

Las concentraciones continúan este domingo.