Última hora

Última hora

La venta de esclavos en Libia, "un secreto a voces"

Leyendo ahora:

La venta de esclavos en Libia, "un secreto a voces"

La venta de esclavos en Libia, "un secreto a voces"
Tamaño de texto Aa Aa

Entre 60 y unos cientos de euros. Es el precio que se paga en Libia por un esclavo. Una práctica que creíamos enterrada pero que, según migrantes marfileños de regreso a su país, es habitual.

La venta de esclavos en Libia en pleno siglo XXI salió a la luz la semana pasada gracias a un reportaje de la cadena estadounidense CNN. Desde entonces, se suceden escalofriantes testimonios. Como los de algunos de los 155 marfileños que llegaban anoche a Abiyán, repatriados por su Gobierno, procedentes de los centros de retención libios, tras fracasar en su intento de llegar a Europa y después de haber sufrido abusos por parte de traficantes de personas.

“Venden a los africanos allí. Es la verdad. Venden hombres. Incluso un chico de 15 años libio, está en su coche, armado, te secuestra y te vende por 200 dinares (124 euros), 100 dinares (62 euros)… y después, el otro te revende. Es la verdad”, explicaba Diaby Baba, migrante marfileño.

Para el director general de los marfileños en el extranjero, estos mercados de esclavos no son nada nuevo. Llevan tiempo lanzando campañas de sensibilización entre la población.

“Era un secreto a voces. Muchas personas saben lo que ocurre en Libia. En nuestras campañas de sensibilización en Costa de Marfil, hemos hablado con regularidad de los abusos a migrantes y de los abusos de los que son víctimas mayoritariamente las mujeres. Y hemos insistido en que hay que entender en nuestros países que es hora de abrir los ojos y de entender que la immigración irregular no son solo dramas de muerte, hay también otros dramas”, señalaba el director general de los marfileños en el extranjero, Issiaka Konate.

Tras la aparición del reportaje sobre la venta de esclavos en Libia, hubo protestas ante las embajadas de dicho país en ciudades como París, Bamako o Conakry. En la capital francesa, los manifestantes acusaron al Gobierno galo de “guardar silencio”. Todos los países de África subsahariana han reaccionado y están a la espera de los resultados de la investigación abierta por Trípoli.