Última hora

Última hora

Noruega, masacre de renos en las vías ferroviarias

Leyendo ahora:

Noruega, masacre de renos en las vías ferroviarias

Tamaño de texto Aa Aa

Más de 100 renos murieron en sólo tres días en las vías ferroviarias noruegas, atropelladas por convoyes durante el período de migración.

Una "masacre sin precedentes" dictamina NRK, emisora pública de radio y televisión del país. Hasta 65 ejemplares murieron sólo el sábado, mientras que otros 41 aparecieron muertos entre el miércoles y el viernes.

Ole Henrik Kappfjell, dueño de todos los animales muertos por la locomotora el sábado, describió la matanza como "una tragedia animal sin sentido... una pesadilla psicológica".

El baño de sangre ha llevado al operador ferroviario Bane NOR a aconsejar a los conductores que reduzcan la velocidad en ese tramo (al sur de Mosjøen) pero aparentemente es imposible colocar una cerca por falta de fondos. La semana pasada no se dio la alarma a los conductores de locomotoras por un problema técnico.

En invierno, estos mamíferos pertenecientes a la familia de los ciervos, se desplazan en busca de pastos y muchos de ellos acaban embestidos por coches o trenes. Noruega tiene una población de 250.000 habitantes, la mayoría de ellos en las regiones septentrionales.

Jon Erling Utsi, realizador de documentales sobre el terreno, describió lo sucedido como "una masacre" y añadió que muchos animales tuvieron que ser sacrificados porque no murieron en el golpe.

Entre 2013 y 2016 se atropellaron más de 2.000 renos en la misma línea ferroviaria. Han muerto 250 ejemplares en los últimos 12 meses, escribe Sky News.

Las especies de renos son cada vez menos numerosas, más pequeñas y debilitadas por el cambio climático, según un estudio presentado el año pasado.

Cambio climático, factor decisivo

El aumento de las temperaturas provoca más lluvias que nevadas. El agua que se deposita en el suelo tiende a congelarse en el frío y a crear una capa impenetrable para los renos que, incapaces de encontrar alimentos suficientes, se ven obligados a migrar o mueren de hambre.

En 2015, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN) clasificó a la especie como "vulnerable", un nivel por encima del estado "en riesgo".

Adolf Köhncke, experto en conservación del Fondo Mundial para la Naturaleza en Alemania, dice en una entrevista con Deutsche Welle: "La población mundial de renos se ha derrumbado en un 40% en unos 25 años".