Última hora

Última hora

Arranca la campaña en Cataluña sin líderes independentistas

Leyendo ahora:

Arranca la campaña en Cataluña sin líderes independentistas

Arranca la campaña en Cataluña sin líderes independentistas
Tamaño de texto Aa Aa

La campaña en Cataluña para las elecciones del 21 de diciembre ha comenzado con los líderes independentistas fuera de escena, con Oriol Junqueras en la cárcel y Carles Puigdemont huido de la Justicia española.

El expresidente catalán tomó parte en el primer mitin de Junts per Catalunya por videoconferencia desde Bruselas, donde permanecerá al menos hasta el 14 de diciembre.

"La forma más directa para que entiendan qué significa el 21D es decirles que será la segunda vuelta del 1 de octubre, que cuando vayamos a votar nos acordemos del 1 de octubre. ¿O pensaban que ya no nos acordaríamos, que olvídaríamos la violencia de la policía?", dijo Puigdemont.

Los independentistas de Esquerra Republicana, que no han querido reeditar el frente Junts pel sí, afrontan la campaña con Marta Rovira como cabeza de cartel, pero con su principal figura, el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, en prisión. El último sondeo del CIS les situan codo a codo con Ciudadanos. El partido liberal y constitucionalista, liderado por Inés Arrimadas, es el que mejor está capitalizando la situación y podría acabar siendo el más votado. "Los catalanes no están posicionando como una alternativa al separatismo. Es una campaña importantísima. Si acabamos con el procés, se abrirá una etapa de tranquilidad, de esperanza y de reconciliación. Si no acabamos con el procés, seguiremos enfrascados y embarrados cuatro años más con esto, y yo creo que la sociedad catalana no puede aguantar cuatro años más de división", dijo el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, a euronews.

Estas elecciones serán cruciales para Cataluña, pero también para España y la Unión Europea. Todo apunta a que serán un duro pulso entre el bloque constitucionalista y el independentista, aunque, a día de hoy, según el sondeo del CIS, el indepentismo podría perder la mayoría parlamentaria.