Última hora

Última hora

Georgia: En el corazón de la Ruta de la Seda

El Foro "Cinturón y Ruta de la Seda" pone a Georgia en la encrucijada entre Asia y Europa

Leyendo ahora:

Georgia: En el corazón de la Ruta de la Seda

Tamaño de texto Aa Aa

Cómo desarrollar la Ruta de la Seda es el tema a debate en el Foro Cinturón y Ruta de la Seda de Tiflis, la capital de Georgia.

Una iniciativa, lanzada por China, que tiene por objetivo relanzar el proceso de globalización y reconectar Asia con Europa.

La propuesta involucra a más de 60 países, que representan cerca del 65% de la población mundial y un tercio del PIB.

Georgia se encuentra en la encrucijada entre Oriente y Occidente.

“Creemos que la ruta entre los países de Asia Central y del sur del Cáucaso puede ser muy competitiva. Georgia, país con uno de los mejores entornos empresariales, de esta región y del mundo, puede convertirse en centro de logística, comercio y tránsito para la región”.

Georgia proporcionará infraestructuras modernas. Para el año 2020, quedará termanada la autopista Este-Oeste de 185 km.

El nuevo puerto del Mar Negro «Anaklia» será el primer puerto de contenedores de aguas profundas del país. Su capacidad total se estima en 100 millones de toneladas.

“Todo está listo para comenzar su construcción a finales de este año, por lo que en 2020 terminaremos la primera fase del puerto y para el 2021 recibiremos oficialmente los buques Panamax y Postpanamax”, explica Ketevan Bochorishvili, directora de este proyecto.

En el Foro “Cinturón y Ruta de la Seda”, Georgia y China han firmado un Memorando de Cooperación para el desarrollo de este área económica que ayudará a atraer inversiones chinas a proyectos como la Zona Industrial que se construirá junto al Puerto de Anaklia. Algunas precisiones de Dimitry Kumsishvili, Ministro de Economía de Georgia:

“Tenemos Tratados de Libre Comercio con China, con la Unión Europea, con la comunidad de Estados independientes y con Turquía. Gracias a una economía abierta y con los grandes mercados que estamos creando con estos acuerdos de libre comercio, podemos atraer inversores en nuestro país”.

Georgia es el único país de esta región, que tiene acuerdos de libre comercio tanto con la UE como con China. La ausencia de barreras comerciales no es el único argumento para atraer inversores extranjeros, explica Anil Gupta, de uno de los comités de expertos más importantes del mundo:

“En términos de corrupción, Georgia tiene uno de los niveles de corrupción más bajos del mundo y eso facilita los negocios. Por eso creo que Georgia, en general, está bien preparada para atraer inversiones extranjeras.”

Inaugurada en octubre, la línea de tren Bakú-Tiflis-Kars conecta Azerbaiyán, Georgia y Turquía mediante un atajo con el que transferir productos de China a Europa en solo 2 semanas. El mismo trayecto llevaba antes 45 días.

El plan “Cinturon y Ruta de la Seda” podría traer muchos beneficios a Europa, según Henrik Hololei, Director General de Movilidad y Transporte de la Comisión Europea.

“Obviamente nos beneficiaremos y generamos actividad económica. Esperamos que la Ruta genere más comercio y movilidad para las personas. Creo que es en interés de Europa y en interés de China. Y conviene además a todos los países que están en esta ruta.”

Además, las empresas georgianas planean su expansión. Una de las empresas vitivinícolas más importantes exporta anualmente 10 millones de botellas a Europa, China y a los países de la Comunidad de Estados Independientes, compuesta por diez de las quince exrepúblicas soviéticas.

Su director, Zurab Chkhaidze, está convencido de que la modernización de la Ruta de la Seda abrirá muchas oportunidades.

“Europa, Asia y la pequeña Georgia en el medio. Creo que es el comienzo de una nueva economía. Esta es la ruta que nos dará la oportunidad de cambiar la logística.

La moderna Ruta de la Seda se compone de diversas rutas. Georgia apuesta porque la suya sea una de las más competitivas.