Última hora

Última hora

Condena y alarma internacional por el plan estadounidense sobre Jerusalén

Leyendo ahora:

Condena y alarma internacional por el plan estadounidense sobre Jerusalén

Condena y alarma internacional por el plan estadounidense sobre Jerusalén
Tamaño de texto Aa Aa

La condena de este último movimiento de Trump -que por lo tanto estaba en su agenda electoral- es casi unánime. El presidente estadounidense ha anticipado que la Embajada de EEUU en Israel se instalará en Jerusalén y que Washington reconocerá la ciudad como la capital de Israel en lugar de Tel Aviv. 

Estos son algunos de los comentarios suscitados. 

El representante palestino en el Reino Unido Manuel Hassassian ha dicho que este sería el "beso de la muerte del proceso de paz" advirtiendo que puede generar una nueva ola de violencia. Añade que Trump está declarando la guerra a Oriente Medio, contra musulmanes y cristianos, que no aceptarán que Jerusalén quede bajo control de Israel.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu ha pedido a sus ministros que no hagan declaraciones, siguiendo una petición de Donald Trump, según informes de la prensa israelí. Sin embargo el alcalde de Jerusalén Nir Barkates citado diciendo que "este paso histórico mandará un claro mensaje al mundo de que Estados Unidos apoya al pueblo judío y al Estado de Israel. En Jerusalén no cedemos a la presión y no permitimos que las amenazas o la violencia nos impidan hacer lo que consideramos correcto". 

Federica Mogherini,

hablando al lado del secretario estadounidense Rex Tillerson, comentó que cualquier acción que pudiera perjudicar los esfuerzos para crear dos estados separados para israelíes y palestinos "debe ser evitados absolutamente". La jefa de la diplomacia europea comentó que "Se debe encontrar una forma de resolver el estatuto de Jerusalén como capital de los dos estados a través de negociaciones". 

El Reino Unido también se desmarca. El ministro de Exteriores Boris Johnson ha expresado su "preocupación". Johnson ha añadió que hay que "esperar a ver qué dice el presidente exactamente. Pero, sabes, vemos las noticias que hemos recibido con preocupación porque creemos que Jerusalén obviamente tiene que ser parte del acuerdo final entre israelíes y palestinos".

Desde Francia, el presidente Emmanuel Macron ya el lunes por la noche, cuando comenzaron a sonar los rumores llamó directamente a Donald Trump para expresarle su preocupación. Según el Elíseo "Emmanuel Macron recordó que la cuestión del estatuto de Jerusalén devería ser resuelta en el marco de unas negociaciones de paz entre israelíes y palestinos, con el objetivo en particular de establecer dos estados viviendo juntos en paz y seguridad con Jerusalén como capital". El Ministerio de Exteriores ya advierte a sus ciudadanos que eviten estar en la zona en las próximas horas por temor a manifestaciones. 

El ministro de Exteriores de Alemania Sigmar Gabriel ha asegurado que "reconocer Jerusalén como capital de Israel no calma el conflicto, sino que lo alimenta", añadiendo que va "en el interés de todos" que eso no ocurra. 

El papa Francisco, ha pedido que "se realicen todos los esfuerzos para respetar el 'status quo' de la ciudad, conforme a las resoluciones de la ONU."

"No puedo callar mi profunda preocupación por la situación que se ha creado en los últimos días", expresó Francisco en el Vaticano, en una declaración en la que no citó directamente el anuncio de Trump.

El pontífice recordó que "Jerusalén es una ciudad única, sagrada para los hebreos, cristianos y musulmanes" y rogó porque "prevalezca la prudencia y evitar que se añadan nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya marcado por tantos y crueles conflictos".

Turquía advierte que "Jerusalén es la línea roja de los musulmanes", en palabras del presidente Recep Tayyip Erdogan. Un portavoz del Gobierno ha comentado este miércoles que la decisión puede incendiar la región y el mundo en un conflicto sin fin. 

Desde Rusia, el presidente Vladímir Putin llamó por teléfono al presidente palestino Mahmúd Abás para decirle que Moscú respalda que se retomen las negociaciones entre las autoridades israelíes y palestinas, incluyendo el estatuto de Jerusalén. 

Naciones Unidas también considera Jerusalén como un asunto "final" que debe ser "resuelto a través de negociaciones directas entre las dos partes, basados en las resoluciones del Consejo de Seguridad" según ha comunicado un portavoz.