Última hora

Última hora

Hashimoto y Dorjsuren brillan con luz propia en San Petersburgo

Leyendo ahora:

Hashimoto y Dorjsuren brillan con luz propia en San Petersburgo

Hashimoto y Dorjsuren brillan con luz propia en San Petersburgo
Tamaño de texto Aa Aa

El primer día de competición del Masters de Judo de San Petersburgo estuvo marcado por la victoria del japonés, el actual campeón mundial, Soichi Hashimoto.

El número 1 desplegó sus mejores técnicas a lo largo de toda la jornada, incluyendo un fantástico ippon contra el ruso Iartcev. A continuación, el nipón empleó la misma estrategia para sumar un wazaari contra el actual campeón de Europa, el azerbaiyano Hidayat Heydarov. Y ya en la final de los -73 kg., ante el campeón olímpico de 2012 (Lasha Shavdatuashvili), un o soto gari le sirvió para conquistar su segundo título máster.

Hashimoto volvió así a la senda del triunfo apenas dos semanas después de que se quedase a las puertas de la final en Tokio.

“Gané el Campeonato Mundial y luego perdí en Tokio, pero entonces tenía una pequeña lesión. No me fui satisfecho pero ahora me he proclamado campeón aquí, lo que me da confianza para el próximo año y supone un gran alivio para mí”.

Dorjsuren culmina su revancha

La mujer del día fue la campeona mundial Sumiya Dorjsuren. La mongola mostró un gran nivel y consiguió con dos grandes lanzamientos de hombro su pase a la final de los -57 kg. Allí derrotó a la japonesa Tsukasa Yoshida, en una revancha de la final del Mundial, cuando su oponente fue penalizada en el punto de oro.

“Todo ha cambiado mucho desde que me convertí en campeona mundial, pero he tratado de ser sincera conmigo misma. En el fondo sigo siendo la misma persona que siempre fui”.

Garrigós sube al podio

España estrenó su casillero en la categoría masculina de menos 60 kg. Plata para Francisco Garrigós, que sólo cedió en la final ante el joven japonés Ryuju Nagayama. El campeón recibió su medalla de oro de manos del actor ganador de un Oscar Adrien Brody.

Los anfitriones también pudieron saborear las mieles del éxito. Natalia Kuziutina se llevó el oro en la categoría de menos de 52 kg., privando de la gloria a la francesa Amandine Buchard.

Funa Tonaki, de Japón, se impuso en los – de 48 kg. a la local Irina Dolgova, y su compatriota Miku Tashiro venció a Nami Nabekura en la final fratricida de los -63 kg.

Japón lidera el campeonato con cuatro oros, claro que Mongolia acecha. El segundo metal dorado para la delegación mongola llegó en la final de menos de 66 kilogramos, en la que Kherlen Ganbold derrotó a Yeldos Zhumakanov en los últimos 10 segundos del concurso.