Última hora

Última hora

Puigdemont, un independentista hasta la médula

Leyendo ahora:

Puigdemont, un independentista hasta la médula

Puigdemont, un independentista hasta la médula
Tamaño de texto Aa Aa

Las casualidades de la política y de la vida llevaron a Carles Puigdemont (Amer, Girona, 1962), casado y con dos hijas, a convertirse en el 130º president de la Generalitat.

El paso al lado de Artur Mas, obligado por el pacto con la izquierda radical independentista para asegurar la continuidad del procés, dejaron a este periodista hasta entonces alcalde de Girona, al frente del Govern de la coalición Junts pel Sí. Un Govern con una inequívoca hoja de ruta, llevar a Catalunya a la independencia en un plazo de dieciocho meses.

Su firme propósito provocó escalofríos en el Gobierno español y las relaciones entre Barcelona y Madrid pasaron de ser difíciles a ser imposibles. Ni el duelo por los atentados de Barcelona y Cambrils sirvió para abrir una rendija a la negociación.

Puigdemont fijó el 1 de octubre el referéndum por la independencia. Su celebración, pese a su suspensión por la justicia, provocó una violenta intervención policial.

Ya no hubo marcha atrás. Llegó la declaración unilateral de independencia y también sus consecuencias. El Gobierno español destituyó al President y a todo su Ejecutivo.

Su convicción permanece intacta, tanto que eligió Bruselas, el corazón de Europa, para reivindicarse como presidente legítimo y evitar su posible encarcelamiento en España.