Última hora

Última hora

Europa afronta nuevos retos migratorios

Leyendo ahora:

Europa afronta nuevos retos migratorios

Tamaño de texto Aa Aa

La Unión Europea encara otro gran obstáculo en el que hasta ahora sigue siendo su frente más conflictivo. Enfrentar el problema de los flujos migratorios puede aumentar los quebraderos de cabeza de más de un mandatario europeo. La Unión tendrá que seguir negociando con los países más reacios a sus políticas de inmigración. Una lista que parece no dejar de crecer.

Días después de anunciarse la investidura del Canciller Austriaco, Sebastian Kurz, que pactó con la ultraderecha las principales carteras de su gobierno, Jean-Claude Junker se ha reunido este jueves con los líderes del Grupo Visegrád para tratar de diluir el acecho de una paulatina división de la Unión Europea. El grupo está formado por Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia, todos ellos reacios a asumir las políticas de inmigración fijadas por Bruselas.

A la reticencia de Polonia, República Checa o Hungría a aceptar los sistemas de cuotas, se une ahora la cesión de la cartera de inmigración austriaca a un partido de ultraderecha. El primer ministro Húngaro Viktor Orbán describió positivamente la reunión con sus vecinos y con el presidente de la Comisión, aunque reivindicó junto al resto del grupo que no deben existir distintos estándares para el trato de países al este y al oeste de Europa.

El nuevo Canciller Austriaco, Sebastian Kurz, dijo el martes en una reunión con Junker que Austria es un país "proeuropeo" y "activamente implicado en la Unión". Una afirmación que el presidente de la Comisión tomó muy en serio afirmando que se juzgará al Gobierno de Kurz "por sus actos".

Euronews ha entrevistado a Dimitris Avramopoulus, comisario de Migración de la Unión Europea, entre otras cosas, que no existe el termino cuota en el vocabulario de la Unión. Avramopoulos hace hincapié también en no cree que la nueva alianza de Gobierno en Austria afecte negativamente a la relación que esta tiene con Europa.

Efi Kousokosa: Austria tiene ahora un nuevo Gobierno, con un partido de ultraderecha a bordo. ¿Está preocupado por esto?

Dimitris Avramopoulus: "Déjeme empezar diciendole que Austria es una gran nación. Una nación muy democrática y proeuropea. No creo que esta nueva cualición altere la relación entre Europa y Austria. Es verdad que cuando existen cierto tipo de alianzas, existe una pequeña etapa de lucha interna, para ver quiern prevalece sobre quien. Pero los valores básicos sobre los que se sustenta la democracia austriaca son muy resistentes".

euronewsw: Parece que el nuevo canciller, el señor Kurz, es más cercano a lo que Donald Tusk dijo sobre los mandatos de cuotas y esta política de migración, que es su portfolio. ¿Qué significa esto para usted dado que Austria asumirá la presidencia de la Unión Europea en el segundo semestre de 2018?

Dimitris Avramopoulus: "Nadie ha hablado nunca sobre cuotas en Europa. Esa palabra no existe en nuestro vocabulario. Se escribió en los periódicos. Lo que se decidió tres años atrás, tres años y medio atrás en Luxemburgo, en una decisión tomada por todos los miembres de los estados presentes, fue seguí hacia adelante, juntos, unidos, y allí es donde adoptamos ese esquema de reubicación. En un periodo muy corto nos dimos cuenta de la falta de voluntad de tres países miembros que proponían planes alternativos. Pero no se aceptó. Porque, quiero ser claro: la solidaridad nunca puede ser a la carta".

euronews: Pero ahora los estados miembros tienen seis meses para decidir que hacer con el acuerdo de regulación de Berlín y qué hacer con esos sistemas de cuotas. Como ve usted que se pueda llegar a un compromiso cuando vemos esas divisiones entre este y oeste?

Dimitris Avramopoulus: "El nuevo Dublin tiene que ser más agradable y mejor nivelado. Por lo tanto, la carga no recaerá en los países situados en la frontera como España, Italia, Grecia o inclusio hoy Bulgaria. Todos hablan de compartir la carga, yo diría compartir la responsabilidad".

euronews: ¿Se incluirán sanciones en este nuevo acuerdo de Dublin para paises que realmente no quieran colaborar?

Dimitris Avramopoulus: "Por el momento la decisión fianl está tomada por un acuerdo de todos los estados miembros, después será obligatorio en lo que a su ejecución se refiere".

euronews: Voy a volver a las sanciones, porque hubo propuestas que hablaban de que con el dinero, uno sabe que si no se cumple con la decisión de cuotas, se debe pagar algo así como 250 mil euros, ¿Qué opina sobre esto?

Dimitris Avramopoulus: "Era una idea. Está obsoleta, acabada. Se lanzó como una idea hace dos años. Pero tenemos que ser serios. No es una cuestion de poner multas, es una cuestión de estar de acuerdo en que Europa existe gracias a un acuerdo histórico de hace 60 años. Europa seguirá existiendo tanto tiempo como exista acuerdo. Y, en este proceso, debemos dejar de lado los intereses de nuestros partidos políticos y, en algunos casos, los de nuestros propios países. Tenemos que trabajar, pensar como una familia en una vía europea".