Última hora

Última hora

La transformación digital en Madagascar

Leyendo ahora:

La transformación digital en Madagascar

La transformación digital en Madagascar
Tamaño de texto Aa Aa

En este nuevo episodio de Target en Madagascar vamos a ver cómo esta isla del índico se ajusta un poco más a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Todo lo relacionado con lo digital está en pleno auge y es uno de los acicates del crecimiento económico. Las inversiones directas de empresas internacionales en I más D son cada año más importantes.

Estamos trabajando para construir ecosistemas, de tal modo que estos jóvenes con sus competencias puedan acceder a estructuras internacionales: nuestros clientes, nuestras necesidades. Queremos conservar su talento, con el fin de que estos jóvenes y sus conocimientos, se queden en Madagascar.

Michel Degland Director ejecutivo de Orange Madagascar

Según el ministro del ramo, Neypatraiky Rakotomamonjy el objetivo de su país es convertirse “en el polo digital del Océano Índico, porque debido a nuestra posición geográfica estamos entre Asia y el continente africano”.

Madagascar está conectado con las islas vecinas y con el continente africano, a través de dos cables de fibra óptica submarinos, que pronto serán tres.

A esto se suman las conexiones por satélite. La calidad técnica de la conexión es una una de sus principales bazas. La segunda es la juventud de la isla cada vez más conectada a la cultura digital. La cifras hablan por sí solas: en 2010 los abonados a internet eran 20.000 hoy hay 1’5 millones de personas. Los centros de formación se multiplican en las grandes ciudades y los alumnos se forman en campos ligados a las nuevas tecnologías.

Naranja Mamilala es estudiante. “A mi me gustaría ser ingeniero informático, es un nuevo reto para mi”, confiesa. A la pregunta de cuál sería su oficio ideal dice sin pestañear: “Ser programador para Google o Microsoft”.

¿Podría haber un “Silicon Valley” malgache? En cualquier caso, las empresas extranjeras externalizan aquí sus centralitas o sus servicios de desarrollo digital. Madagascar se está convirtiendo en un preciado destino: la mano de obra esta cualificada y es barata, y es, además, un vivero de “start-ups” para los grandes grupos. Michel Degland, director ejecutivo de Orange Madagascar explica que están “trabajando para construir ecosistemas, de tal modo que estos jóvenes con sus competencias puedan acceder a estructuras internacionales, por ejemplo, nuestros clientes, nuestras necesidades. Queremos conservar su talento, con el fin de que estos jóvenes y sus conocimientos, se queden en Madagascar.

Las autoridades del país quieren democratizar el acceso a las tecnologías digitales a fin de paliar a la fractura entre la ciudad y el campo. El ministro Neypatraiky Rakotomamonjy dice que “en estos últimos tres años, hemos trabajado con la educación nacional para distribuir 50 tabletas conectadas a internet por cada instituto. También colaboramos con los ayuntamientos para que la gente se familiarice con las nuevas tecnologías”

Hoy en día, la mitad de los habitantes de la isla poseen un teléfono móvil, pero sólo uno de cada diez está conectado a internet. Por lo que el mercado de las telecomunicaciones tiene un margen de progresión muy significativo.