Última hora

Última hora

Cómo atrapar y juzgar a los responsables de las torturas sistemáticas en Siria

Leyendo ahora:

Cómo atrapar y juzgar a los responsables de las torturas sistemáticas en Siria

Cómo atrapar y juzgar a los responsables de las torturas sistemáticas en Siria
Tamaño de texto Aa Aa

Insiders dedica este programa a uno de los aspectos más espeluznantes del conflicto sirio: La tortura generalizada y sistemática de civiles en las cárceles y otras dependencias públicas a manos de las fuerzas de seguridad del país. Una práctica llevada a cabo también por milicias de la oposición.

Un informe de Amnistía Internacional calculaba que más de 17.700 personas habían muerto en Siria bajo custodia de sus autoridades entre 2011 y 2015. Una cifra que se teme se haya incrementado notablemente desde entonces.
¿Qué se puede hacer para que sus responsables sean alguna vez juzgados?

Sophie Claudet entrevista a Nadim Houry, de Human Rights Watch, que insiste en la necesidad de preparar el camino para que en un futuro los torturadores sirios paguen por sus crímenes. Unos pocos, sobre todo pertenecientes a los grupos armados opositores, ya han sido juzgados en Suecia y Alemania tras haberse establecido en Europa después de abandonar su país.

Supervivientes del horror

Por su parte, nuestro reportero Hans von der Brelie habla con víctimas que han sufrido este horror en carne propia y que han sobrevivido para denunciarlo. Testimonios estremecedores de luchadores que buscan justicia en Europa. Algunos de ellos llevan tiempo recopilando información, y han conseguido elaborar varias listas de torturadores que ahora viven en Alemania, y que han entregado al Gobierno de este país.

Los torturadores sirios que no salgan de su país tardarán en rendir cuentas a la justicia

Gracias al principio de justicia o jurisdicción universal, esperan la emisión de órdenes de arresto internacional que permitan su detención y procesamiento.
Para todos los torturadores que forman parte del régimen sirio y que no salen de su país, la justicia aún tardará en llegar. Houry espera que algún día un sistema judicial independiente se atreva a juzgarlos en su propio territorio. Aunque, asegura, no hay que dar nada por perdido. Como ejemplos, los casos de la última dictadura militar en Argentina o de países africanos como el Chad. Naciones en las que, años después de las atrocidades, se ha conseguido condenar a los criminales.