Última hora

Última hora

El Wall-E de las pistas de baile

Leyendo ahora:

El Wall-E de las pistas de baile

El Wall-E de las pistas de baile
Tamaño de texto Aa Aa

El nuevo disc-jockey de esta discoteca en Praga es un robot.

Karlovy Lazne, un club nocturno de cinco pisos instalado en un edificio del siglo XV, integra ahora lo último en tecnología para hacer bailar a los noctámbulos de la ciudad.

En un escenario sobre la pista de baile, el robot pinchadiscos tiene un software especial único en el mundo.

"Maneja todo tipo de música como un DJ humano, pero no sabe interactuar con la gente", lamenta el encargado del local, Adam Lipsansky.

El robot tiene un brazo gigante con una pinza en su extremo y hace sonar los temas programados con antelación.

Algunos aficionados al baile están encantados, otros no tanto...

"Este robot está muy bien. Nunca imaginé que esto fuera posible" dice un joven alemán.

"A mí no me gusta este robot pinchadiscos. No percibo lo que la gente quiere bailar. No hay emoción detrás de la música. Cuando hay una persona, sí que sabe cómo está el ambiente" se queja esta otra chica.

Tras del coche sin conductor o el robot Da Vinci que realiza operaciones quirúrgicas, llega el wall-e de las pistas de baile...