Última hora

Última hora

Protestas de apoyo al Gobierno iraní

Leyendo ahora:

Protestas de apoyo al Gobierno iraní

Tamaño de texto Aa Aa

Miles de ciudadanos han salido a las calles en diferentes ciudades de Irán para mostrar su apoyo al Gobierno de Rohaní, en respuesta a las multitudinarias protestas que se han sucedido desde el pasado jueves contra la corrupción y las políticas económicas del régimen y exigiendo más libertades sociales.

Se han escuchado gritos de "¡Muerte a EEUU y muerte a Israel", a quienes Irán culpa de los disturbios.

"Mucho respeto al pueblo de Irán en su intento de recuperar su corrupto gobierno. ¡Verán un gran apoyo de los Estados Unidos en el momento adecuado!", ha escrito Trump en su cuenta de Twitter. Y no descarta imponer sanciones al país por su represión.

El Líder Supremo de Irán, Alí Jameneí, acusó directamente a los "enemigos de la República" de unirse para perjudicar al sistema islámico.

El jefe de la Guardia Revolucionaria ya ha anunciado "el final de la sedición", como ha calificado las protestas, defendiendo que apenas han participado 15.000 personas en todo el país en ese movimiento.

Sobre el bloqueo de Internet, el Ministro iraní de Telecomunicaciones condiciona la reanudación del servicio de mensajería instantánea Telegram a que "se supriman los contenidos de carácter terrorista".

"Los manifestantes están divididos en dos grupos", dice un estudiante, "un grupo que realmente está protestando y el otro provoca disturbios. El Gobierno debe distinguir entre manifestantes y alborotadores". Otra mujer opina que "si los lemas de protesta son insultantes, no se resolverá nada". Por otro lado, se queja, "mi esposo y yo trabajamos pero todavía no podemos llegar a fin de mes. La realidad es que existen protestas pacíficas en otros países y es bastante natural que la gente proteste. Los jefes del país son responsables de las personas".

Las manifestaciones antigubernamentales, que comenzaron en la ciudad de Mashad y se extendieron durante días por todo el país, han dejado al menos 20 muertos y más de 1.000 detenidos. La Justicia iraní podría atribuirles delitos de "atentar contra la seguridad nacional" y la "enemistad con Dios" que suponen penas de muerte.

Por su parte, Naciones Unidas ha urgido al Gobierno iraní a rebajar las tensiones y respetar los derechos de los manifestantes para evitar una espiral de violencia como la de 2009.