Última hora

Última hora

2017 fue el año más cálido y el segundo más seco registrado en España

Leyendo ahora:

2017 fue el año más cálido y el segundo más seco registrado en España

© Copyright :
REUTERS/Gonzalo Fuentes
Tamaño de texto Aa Aa

Mucho calor y ausencia de lluvia, esos han sido los patrones que han dominado 2017 en España hasta el punto de batir récord históricos.

Desde 1965, cuando comenzaron los registros en España, no había habido nunca un año tan caliente, y en cuanto a precipitaciones 2017 se sitúa tan solo por detrás de la sequía de 2005, según un informe publicado por la Agencia Estatal de Metereología (AEMET).

¿Prueba del calentamiento global?

La temperatura media de 2017, de 16,2 grados, supera en 1,1 grados el valor medio anual. Hasta entonces los valores más altos correspondían a los años 2011, 2014 y 2015.

"Llama la atención que de los diez años más cálidos de la serie, cinco se hayan producido en la década actual confirmándose la tendencia al calentamiento de las temperaturas", señala un responsable de la Agencia Estatal de Meteorología en un vídeo publicado en Facebook

Las temperaturas medias en el sudoeste de Europa han ido aumentando en las últimas décadas como parte de una tendencia general de calentamiento global, explica a Euronews Freja Vamborg, del Servicio de Cambio Climático de Copérnico en el Centro Europeo de Pronósticos Meteorológicos de Medio Plazo.

"Se espera que esta tendencia se mantenga en el futuro si no se evitan las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero", advierte Vamborg. Los datos preliminares para 2017 indican que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentaron en comparación con años anteriores.

Sobre si las temperaturas de 2018 serán también superiores a la media, Vamborg dice que una tendencia se mide a lo largo de muchos años, por lo que no es posible predecirlo.

Un año de anomalías climáticas

Otro tema al que hace especial mención el informe de la AEMET son los episodios de temperatura extrema que en 2017 superaron en 0,5 grados a la media anual. 

Además, en zonas de los Pirineos, Castilla y León, Madrid, Extremadura, Andalucía y Galicia, las anomalías superan hasta en 2 grados. 

Entre las olas de calor, la AEMET destaca la que tuvo lugar en junio, una de las más potentes desde que se monitorizan los datos climáticos del país.

Calor sin lluvias

Las fuertes temperaturas no han estado equilibradas por las precipitaciones. 2017 fue el segundo año más seco desde que se tiene constancia en los registros y llevó a España a atravesar la peor sequía de los últimos 20 años.

La precipitación media estuvo alrededor de los 474 milímetros, tan solo por delante de los 468 milímetros de 2005.

Una preocupante tendencia mundial

A la espera de los datos definitivos, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) publicó un informe provisional el pasado mes de noviembre en el que advertía que 2017 iba camino de pasar a la historia por sus altas temperaturas.

“Los últimos tres años han estado entre los tres años más cálidos en cuanto a registros de temperaturas. Es parte de la tendencia al calentamiento a largo plazo”, dijo el secretario general de la OMM, Petteri Taalas. 

“Hemos sido testigos de fenómenos meteorológicos extraordinarios, temperaturas que han llegado a +50 °C en Asia, huracanes sin precedentes en el Caribe y en el Atlántico que han llegado hasta Irlanda, devastadoras inundaciones monzónicas que han afectado a muchos millones de personas y una sequía implacable en África oriental”, añadió.

Patricia Espinosa, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, dijo: “Estos resultados ponen de relieve los crecientes riesgos para las personas, las economías y el propio tejido de la vida en la Tierra a los que se expone la humanidad si no conseguimos encarrilar los objetivos y las ambiciones del Acuerdo de París”.

En el centro de las preocupaciones de los expertos, se encuentran la multitud de anomalías climáticas, que están pasando a convertirse en la norma.