Última hora

Última hora

Trump acusa a los demócratas de poner en su boca los "agujeros de mierda"

Leyendo ahora:

Trump acusa a los demócratas de poner en su boca los "agujeros de mierda"

Tamaño de texto Aa Aa

Donald Trump se defiende acusando a los demócratas de haber puesto en su boca los "agujeros de mierda". El presidente estadounidense ha asegurado que nunca llamó así a Haití y El Salvador, aunque sí utilizó "un lenguaje duro" durante la reunión sobre la ley migratoria.

"Nunca dije nada despectivo de los haitianos más allá de que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con problemas. Nunca dije 'Sáquenlos de aquí'. Inventado por los demócratas", dijo Trump desde su cuenta de Twitter, poco después de negar haber utilizado el citado insulto, en otro mensaje en Twitter: "El lenguaje que utilicé en la reunión de DACA fue duro, pero ese no fue el lenguaje empleado. Lo que fue realmente duro fue la extravagante propuesta hecha, un gran paso atrás para DACA". (El DACA es el Programa de Acción Diferida, que protege a jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos siendo niños).

El senador demócrata Dick Durbin insiste, sin embargo, en que Trump dijo "país de mierda", "varias veces".

La tormenta la desató un artículo en el Washington Post. En él se asegura que Trump dijo lo siguiente, durante una reunión con legisladores en la Casa Blanca: "¿Por qué tenemos a toda esta gente de países (que son un) agujero de mierda viniendo aquí?", afirmando que preferiría recibir a más inmigrantes de países como Noruega. Antes había señalado: "¿Para qué queremos a haitianos aquí? ¿Para qué queremos a toda esta gente de África aquí?".

El portavoz de la Casa Blanca Raj Shah reaccionaba con el siguiente comunicado: "Ciertos políticos de Washington eligen luchar por países extranjeros, pero el presidente Trump siempre luchará por el pueblo estadounidense".

El ataque de Trump fue su reacción a un proyecto de ley migratorio que otorgaría visados a ciudadanos de países que han sido retirados del programa de Estatus de Protección Temporal (TPS), como El Salvador, Haití, Nicaragua o Sudán.

Demócratas y republicanos condenaron con fuerza el último exabrupto de Trump, calificando sus comentarios de "ignorantes, racistas, divisivos, elitistas, vergonzosos y abominables".